sáb. Jun 25th, 2022

Clara Villarreal 

María nos contó que pertenece a la comunidad de los muiscas, un pueblo indígena al sur del departamento de Santander en el centro de Colombia.

Al día siguiente fuimos a conocer Monserrate el lugar sagrado mas visitado en Bogotá, un cerro donde se encuentra la basílica del Señor de Monserrate ubicado a mas de 3,000 metros sobre el nivel del mar. Existen tres formas para subir y bajar, el primero es por medio de 1,600 escalones por el sendero peatonal o bien acceder por el teleférico o el funicular. Desde arriba pudimos apreciar la mayor parte de la ciudad.

Al bajar nos dirigimos al Museo del oro por recomendación de María. En el recorrido reconocimos varias piezas de las cuales ella nos había contado ya que el museo cuenta con muchas piezas pertenecientes a las diferentes culturas, entre ellas la de su comunidad, los muiscas.

En especial nos contó de una esmeralda que esta dentro de una bóveda incrustada en el piso y la cual se puede apreciar acompañada de muchas piezas de oro. Y ahí estábamos sentados observándola siendo parte de un ritual y una ofrenda conectando la tierra con el cielo.

Mas adelante y llegada la tarde noche, nos recomendaron un restaurante ubicado a unos cuantos pasos de la Plaza Bolivar, la Puerta Falsa que fue fundado en 1816. Es un lugar pequeño donde sirven postres y comida típica y tradicional. Pedimos el tamal puerta falsa, chocolate santafereño y agua de panela, esta última es un extracto de la caña de azúcar preparada en agua. Definitivamente una parada obligada en Bogotá.

El sábado llegó y Daniel quien aceptó transportarnos pasó por nosotros para comenzar un viaje de dos días donde la primera parada fue a las minas de sal de Zipaquirá. En su interior el santuario describe los catorce pasos del vía crucis de Jesús además de tener una hermosa catedral que cuenta con la cruz subterránea mas grande del mundo. Sin duda una obra de arte que cautiva por el juego de luces que ilumina sus piezas artísticas construidas con sal.

Durante el trayecto fuimos compartiendo con Daniel la diferencia de nuestras culturas musicales y gastronómicas. Pasamos por Sesquilé donde no podíamos perdernos las famosas arepas de harina de trigo que amablemente Daniel nos invitó.

Nuestra siguiente parada: la Laguna de Guatavita. 

Continuará…

Twitter: @claravillarreal 

contacto@claravillarreal.com 

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.