sáb. Jun 25th, 2022

El sector fintech ha crecido notablemente a lo largo de la pandemia. Nada más en México,

de acuerdo a cifras del Fintech Radar de Finnovista, al cierre de 2021 había 512 empresas

de este tipo, lo que significó un crecimiento de 16% en la industria en relación con el año

anterior. Esto posiciona al país como el segundo lugar en América Latina, sólo por detrás de

Brasil. Se ha establecido como un sector vibrante y como puente de comunicación entre

Estados Unidos y el resto de la región.

“La pandemia vino a acelerar procesos de transformación digital que llevaban años

gestándose. Las personas tuvieron que rearticular sus rutinas a partir de los confinamientos

y eso sirvió como un catalizador importante para el sector fintech, en la medida que ofreció

soluciones digitales, gestión e inversión para el dinero de los consumidores. El crecimiento

de este sector ha sido exponencial desde entonces y su empuje tiene beneficios enormes

para el desarrollo económico del país”, explica Nick Grassi, Co-CEO de Finerio Connect,

startup mexicana de finanzas integradas.

Uno de los servicios integrados financieros que más se utilizan actualmente es el Sistema

de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), que permite hacer transferencias de dinero

desde cualquier lugar y sin importar la institución. Recientemente el Banco de México emitió

la circular 1/2022 para ejercer una serie de cambios al SPEI, representando la posibilidad

de rearticular el sector fintech como se conoce actualmente.

¿Cuáles son las nuevas reglas?

Los cambios que presentó el Banco de México al SPEI buscan que la población pueda

hacer uso de servicios de pagos digitales eficientes y tratar de implementar mejor el uso de

Cobro Digital (CoDi). A grandes rasgos, son cuatro los movimientos importantes que se

establecen en la circular:

1) Se permitirán operaciones de montos mayores en horarios extendidos.

2) Habrán más servicios de pago, como transferencias de fondos identificando al

beneficiario con los dígitos del número de teléfono del cuentahabiente.

3) Fortalecimiento del procesamiento de remesas a través del SPEI.

4) Además, incluye regulación para la participación indirecta de entidades financieras,

como las fintech, para ampliar sus capacidades de procesamiento y con beneficios

para los usuarios.

Las nuevas regulaciones imponen cargas no contempladas sobre las fintech,

particularmente porque quedan obligadas a conectarse directamente con el Banco de

México para sus operaciones, algo que implica todo un engranaje de infraestructura que

actualmente no existe.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.