sáb. Ago 13th, 2022

Diego Aguilar (El Sol de México)

La inflación general cerrará el 2022 en un nivel de 6.81 por ciento, de acuerdo con la encuesta de expectativas del sector privado del Banco de México (Banxico), lo que representa un incremento en comparación con la última previsión.
En la edición de mayo de dicha encuesta, la previsión del alza en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) presenta un incremento de 0.06 puntos base en comparación con la estimación correspondiente al mes de abril.
De acuerdo con los encuestados, la inflación subyacente —aquella que no cuenta los precios de los energéticos por su alta volatilidad— también incrementará al cierre de este año, pasando de 6.0 a 6.38 por ciento.
Durante la primera quincena del mes de mayo, la inflación se colocó en un nivel de 7.58 por ciento, presionada por el encarecimiento de algunos productos agropecuarios como el aguacate.
Para contener dichos incrementos en la inflación, el gobierno mexicano junto con la iniciativa privada acordaron el lanzamiento del Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PCIC), el cual, por medio de la liberación de aranceles a productos importados, busca contener el alza en los precios al consumidor.
No obstante, el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) y otros especialistas del sector económico tendrá un impacto mínimo en la contención de los precios de los productos; esta percepción se puede observar en el crecimiento de las expectativas de inflación al cierre del año.
Bajo dicho contexto, Banco de México continuará incrementando su tasa de interés como medida para contener el crecimiento del INPC, y los encuestados estiman que la tasa de fondeo interbancario cerrará el año en 8.75 por ciento, cuando el mes anterior estimaron el cierre en 8.25 por ciento.
En las minutas del banco central se discutió un aumento de la tasa de hasta 75 puntos base, mientras que encuestas como la organizada por Citibanamex prevén un próximo incremento de dicha cantidad para la siguiente reunión de política monetaria de Banxico.
En términos muy generales y de acuerdo con economistas, el alza de la tasa de interés funciona como una medida de ‘encarecimiento’ del crédito y del dinero, lo que provoca que las familias reduzcan sus deudas, créditos y el consumo, facilitando que los precios al consumidor reduzcan su crecimiento al disminuir la demanda; sin embargo, la medida también puede afectar el desempeño económico del país.
Respecto al crecimiento económico de México, los encuestados esperan que el Producto Interno Bruto (PIB) crezca a una tasa anual de 1.80 por ciento en 2022, siendo 0.8 puntos porcentuales más alto que la última estimación (1.72 por ciento).
El crecimiento de la economía mexicana al cierre del 2022, según los especialistas, se encuentra en línea con las expectativas del Fondo Monetario Internacional (FMI), la agencia calificadora internacional Moody’s y otros organismos económicos globales.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.