mar. Jun 28th, 2022

Ramón Zurita Sahagún

¿CON QUÉ CARA?

La reunión de ex presidentes del CEN del PRI y miembros distinguidos del pasado con el actual dirigente del partido no fue para nada tersa y solamente sirvió para que aquellos mostraran la cara que han escondido desde que su partido perdió nuevamente la Presidencia de la República.

Enfrentado entre ellos mismos y con una gran carga de derrotas en su pasado, los ex dirigentes dejaron en claro su preocupación por el futuro del partido, olvidando que ellos mismos son los causantes de que su partido se encuentre en el sitio al que ha sido relegado.

Con gran cinismo esos personajes que gozaron de grandes privilegios en el pasado y que se ocultaron por varios años ante la hecatombe sufrida por el partido en 2018, emergieron para echarle montón al actual dirigente nacional del partido.

Es cierto que Alejandro (Alito) Moreno ha venido acumulando derrota tras derrota, pero también lo es el entreguismo de los gobernadores de su partido que se quedaron impávidos ante el aplastamiento sufrido.

La realidad actual del priismo es incierta y lo es desde que en los albores del presente siglo se perdió por vez primera la Presidencia de la República, la que se recuperó doce años después para hacer un gobierno abusivo y corrupto que hundió nuevamente la franquicia.

El encuentro ocurrió con respeto, aunque la mayoría de los presentes dejaron fuera su responsabilidad en esta drástica caída en las preferencias.

Personajes como Roberto Madrazo que se apropió del partido y de la candidatura presidencial exigiendo la renuncia del actual dirigente, cuando el hizo oídos sordos cuando fue requerido por lo mismo.

La dramática caída del priismo en 2006, solamente es comparada a la sufrida por el partido tricolor bajo la dirigencia nacional de René Juárez Cisneros, quien fue premiado con la coordinación de los diputados priistas en 2018. Claudia Ruiz Massieu y Miguel Ángel Osorio Chong formaron parte de ese trágico gobierno que hundió al priismo y que encabezó Enrique Peña Nieto y nunca se escuchó que alguno de ellos alzara la voz para exigir rendición de cuentas por parte de la dirigencia partidista que encabezó César Camacho, Manlio Fabio Beltrones, Carolina Monroy, Enrique Ochoa, René Juárez y la propia Claudia en la administración de Peña Nieto.

El cinismo de todos ellos es patente, ya que a ninguno de esos personajes se les vio en alguna de las campañas del 2021 o 22, simplemente dedicaron su tiempo a otras tareas.

Osorio Chong no ha dado muestras de su quehacer político en el Senado de la República, donde la frágil y reducida fracción priista pasa inadvertida.

Sin embargo, le salió la ambición al hidalguense y ahora pretende la remoción de “Alito” Moreno para suplirlo al frente del tricolor, con miras a la elección presidencial del 24.

El dirigente nacional del PRI se negó a renunciar, argumentado que él ganó el cargo con el apoyo de dos millones de votos y se irá hasta el año próximo, cuando cumpla su ciclo (4 años) para el que fue electo.

Les recordó que, con excepción de Roberto Madrazo y Beatriz Paredes, todos los demás dirigentes nacionales del partido alcanzaron la distinción designados por el Presidente de la República.

Y aunque la reunión sucedió en un ambiente tenso, finalmente la sangre no llegó al río y se avanzó en varios puntos que esperan se concreten para evitar mayores desbandadas de militantes.

                                                       ……………………………… 

Los priistas parecen ser de corta memoria, se les olvida la debacle de 2016, cuando de doce estados se perdieron siete y siendo partido gobernante el PRI. También que Roberto Madrazo durante su presidencia nominó a su hijo Federico, candidato a diputado plurinominal. Claudia Ruiz (Massieu) Salinas sufre pérdida de memoria cundo le recuerdan que ha sido diputada federal y senadora por la vía plurinominal y que cuando participó como candidata perdió el Senado de la República.

Email: ramonzurita44@hotmail.com

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.