sáb. Jun 25th, 2022

Arnulfo Vigil

Celso José Garza Acuña, Pepe, es referencia señera en la cultura no sólo de Nuevo León sino del país, con más de 30 años de trayectoria vertical, siempre con la misión de prender la luz de la inteligencia y la sensibilidad para iluminar las regiones oscuras de la mediocridad y la estulticia.    

           Con su trabajo silente y modesto, ha colocado a la Universidad Autónoma de Nuevo León en niveles internacionales en la gestión cultural, editorial y artística. Si a la UANL se le conoce en todos lugares por su apoyo a la cultura, como en tiempos del añorado rector Raúl Rangel Frías, es gracias al trabajo de Celso José.

           No es poca cosa. Celso José le ha dado a la Universidad su cariz humanista. En medio de la vorágine material, neoliberal, utilitaria, la Universidad ha ondeado su lado humanista, como toda Universidad debe tenerlo. Eso es gracias a Celso José. De lo contrario la Universidad Autónoma sería una universidad privada, donde la cultura es lo de menos.  

           Desde su puesto como Secretario de Extensión y Cultura ha llevado a buen puerto los tres eventos cumbre de la Universidad: la feria del Libro UANLEER, el Festival Alfonsino y la Escuela de Verano. La presencia de escritores y aristas de reconocido prestigio internacional ha sido posible gracias a las gestiones de Celso José. Así, los universitarios y los nuevoleoneses tienen la oportunidad de conocer y escuchar a quienes nada más habían sido referencias.

           En cada Feria del Libro se realizan más de 400 actividades, entre presentaciones, reconocimientos, homenajes y entrega de premios. Y a Celso se debe la creación de varios premios: el de poesía Minerva Margarita, el de promoción cultural Rogelio Villarreal, el Premio Internacional de Crónica Sergio González Rodríguez, el del Mérito Editorial.

           Desde 2016 en que Celso asumió funciones en la Universidad,  ha realizado más de 8 mil actividades para beneplácito de 2.5 millones de asistentes. En su encargo como Director de Publicaciones, Celso José firmó convenios internacionales con editoriales como Anagrama, Hiperión, Visor. Y como nunca antes, la producción de libros fue abundante. Con un criterio amplio, pues se publicaban libros de escritores de otros países y estados del país. 

           Durante la terrible pandemia del Covid-19, Celso impulsó las redes sociales para transmitir más de 700 eventos artísticos y cursos en línea. No se trata únicamente de programar eventos, el sentido es otro. Lo dice el mismo Pepe: “Con el propósito firme de impulsar el diálogo y propiciar condiciones para la imaginación, la creatividad del pensamiento crítico, porque hacer cultura en una institución pública obedece a una labor más allá de la aparentemente simple realización de eventos, de actividades; obedece a una visión y a un ejercicio cotidiano y permanente complementado a través del conocimiento”.        

           Ahora el infortunio lo ha tocado con su quijada ríspida. Las ondas viscosas y nauseabundas de la politiquería chafa lo han implicado en un presunto acto irregular. Son los hermanos Oscar Javier de la Garza y José Gerardo de la Garza, ambos funcionarios financieros de la Secretaría de Extensión y Cultura, quienes han sido denunciados penalmente por la UANL por manejos dolosos a través de cuentas bancarias.     

La noche oscura es sólo una noche. No te preocupes amigo Pepe, todo saldrá bien. Cuenta conmigo.  

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.