sáb. Ago 13th, 2022


Por Rogelio Romero
Cuando Américo Villarreal  Anaya asuma como gobernador de Tamaulipas el próximo 1 de octubre, encontrará un estado quebrantado en sus finanzas, las promesas incumplidas en desarrollo social hechas pòr la administración panista de Francisco García Cabeza de Vaca.
Sus primeras acciones administrativas como nuevo gobernador se enfocaran en auditar y saber en que se utilizó el presupuesto federal, esto para saber a donde fueron a parar los recursos.
Así como hasta que punto llegó el gobernador panista saliente en la privatización de servicios públicos y, que tipo de concesiones hizo  a sus amigos empresarios nacionales y extranjeros.
Una de las dudas más fuertes que tiene la nueva administración morenista que asume en octubre, es saber más sobre el llamado proyecto turístico y el tipo de desarrollos que autorizó el gobierno panista saliente.
La elite neopanista que Cabeza de Vaca se trajo de Puebla tras la trágica muerte del exmandatario estatal Rafael Moreno Valle, y que, se enquistó en Tamaulipas durante seis años “asesorando” al mandatario, también hizo grandes negocios y mantuvo el control político asi como económico en el estado.
Américo sabe que al asumir encontrará aspectos de la administración pública que  rayan en la irregularidad. Lo que tendrá que ser  revertido.
Durante su campaña el entonces candidato escuchó cientos de quejas por parte de grupos de la sociedad civil atemorizados y marginados por un gobierno panista insensible, que imponía sus decisiones a la fuerza.
Américo sabe que la represión política y social en la que vivieron muchos grupos de la sociedad civil terminará.
Con la llegada de una administración morenista resurge la política de inclusión y reparación de agravios.
El proyecto a largo plazo de impulsar y construir grandes obras materiales para beneficio  de todos los tamaulipecos, la reintegración de Tamaulipas al sistema de salud federal, un plan de verdadero desarrollo social y la aplicación de una política fiscal rigurosa en el uso de los recursos públicos.
Todo esto fue lo que descuidó o dejó de hacer una administración panista que perdió en las urnas, la confianza de los electores tamaulipecos.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.