jue. Ago 11th, 2022

La pandemia cambió radicalmente los hábitos de consumo en México. De acuerdo al ​​Reporte Venta Online 2021, de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), a lo largo de 2020 el comercio electrónico creció en 81% en relación con el año anterior. Esto representó un tamaño del mercado mexicano de 9%. En la versión más reciente del estudio, la AMVO registró que en 2021 hubo un incremento de 27%, representando actualmente 11.3%  del total de las ventas en el país.
 
“El cambio es innegable. Ha habido un crecimiento sostenido del sector a raíz de la pandemia. A la par, ha sido necesario que las instituciones financieras de México acompañen a sus usuarios en este cambio de hábitos y dinámicas de compraventa. Buena parte de la industria fintech ha sabido capitalizar estos movimientos, mediante la penetración de modelos como el de Compra Ahora, Paga Después (o BNPL por sus siglas en inglés), así como el uso de Open Banking en el diseño e instrumentalización de sus productos y servicios”, explica Nick Grassi, Co-CEO de Finerio Connect, startup mexicana de finanzas integradas.
 
Según estimaciones del Statista Research Department, las ventas minoristas por internet alcanzarán en México los 30,000 millones de dólares anuales para 2023, lo que indica que este sector continuará con la tendencia creciente para próximos años.  Por su parte, la Asociación Mexicana de Venta en Línea (AMVO) refiere que tan sólo en el Hot Sale 2022, el 61% de los compradores estaban interesados en adquirir algún producto, los principales motivos para comprar online son: promociones y descuentos, variedad de ofertas y facilidades de pago.
 
Sin embargo, aún existen desafíos que debe sortear el ecommerce para continuar creciendo y consolidándose en territorio mexicano.
 
Desafíos del ecommerce en México
 
A pesar de los avances en materia de inclusión financiera que dejó la pandemia, en el país la problemática aún no se ha solucionado de fondo. De acuerdo a  datos de la Encuesta de Inclusión Financiera (ENIF) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México poco más del 30% de la población no cuenta con algún tipo de producto financiero formal.
 
“Se trata de personas que no aún no tienen acceso al mundo que abre el comercio electrónico. Lo interesante es que esto no sólo afecta a la demanda de productos, sino también a la oferta. Comerciantes minoristas sin presencia en el sector financiero dependen aún de transacciones en efectivo que necesariamente deben llevarse a cabo físicamente. En la medida que continúen los crecimientos del ecommerce, las empresas deberán diversificar sus opciones de pagos a distancia o establecer alianzas con fintechs que ofrezcan estos servicios, eso les ayudará a mantenerse competitivas”, detalla Grassi.
 
Tecnologías habilitadoras
 
Es en este contexto que tanto empresas como industria financiera pueden hacer uso de distintas tecnologías habilitadoras para encauzar las tendencias actuales de crecimiento del ecommerce; el Open Banking ofrece la posibilidad de que haya flujos enormes de datos e información en el sector para diseñar productos que atiendan necesidades específicas de los usuarios que no pueden acceder a la banca tradicional.
 
“Hablar del crecimiento del comercio electrónico implica hablar del crecimiento de las fintech. Estas industrias han tenido un ascenso en paralelo que al final del día benefician al usuario final, pues le han permitido acceder a productos y servicios de forma totalmente digital, de forma fácil y sencilla. Si bien aún hay retos que superar como la brecha digital y las poblaciones que viven en zonas de difícil acceso, el crecimiento y los beneficios que han tenido son algo innegable”, refiere el Co-CEO de Finerio Connect.
 
Una de las tecnologías habilitadoras que aglutina el crecimiento de estos sectores es el Open Banking, pues ha permitido no sólo el florecimiento de estas empresas a través de un mejor entendimiento de las necesidades de sus usuarios, sino también una sana competencia en la que el eje central es el cliente.
 
Al respecto, Grassi señala que este modelo también ofrece información tangible para que la industria financiera construya productos ideales para sus usuarios y da a los clientes la posibilidad de acceder a más y mejores servicios que verdaderamente atiendan sus necesidades.
 
Por otro lado, productos del tipo BNPL se están convirtiendo en una opción popular entre la población no bancarizada que requiere de financiamiento eficiente y accesible para acceder a productos y servicios. Este sistema ha sido un gran catalizador para el comercio electrónico pues ha derribado las barreras financieras que antes limitaban a posibles consumidores.
 
Todo apunta a que este modelo crezca en los próximos años en el país y con él se proyecta el crecimiento del ecommerce. De hecho, según estimaciones de Research and Markets, se estima que este mercado aumentará 100.3% en México a lo largo de este 2022.
 

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.