mié. Oct 5th, 2022

Noroeste

El legendario scout internacional Mike Brito, quien trabajó en la organización de los Dodgers de Los Ángeles durante casi 45 años, murió el jueves por la noche a la edad de 87 años.


Brito, conocido por su característico sombrero panamá, cigarro y omnipresente pistola de radar, fue uno de los cazatalentos más reconocidos en la historia del beisbol y fue responsable de la contratación de la leyenda de los Dodgers, Fernando Valenzuela.
Originario de Cuba, jugó en el sistema de ligas menores de los Senadores de Washington de 1955 a 1961, alcanzando el nivel Triple-A y luego jugó profesionalmente en México de 1961 a 1966.
En 1968, Brito se mudó a Los Ángeles y, a través de su trabajo como cazatalentos de la Liga Mexicana, se asoció con los Dodgers y el entonces Gerente General Al Campanis.

Campanis contrató a Brito a tiempo completo en 1978 y el primer jugador que firmó fue el ex lanzador de los Dodgers, Robert ‘Bobby” Castillo. En 1979, Brito convenció a Campanis de contratar a Valenzuela, quien rápidamente se convirtió en el lanzador nacido en México más exitoso en la historia del beisbol, ganando el Novato del Año de 1981 y el premio Cy Young mientras guiaba a los Dodgers a un Campeonato Mundial.
“Mi corazón está con mucho pesar hoy”, dijo Valenzuela. “Mike fue un gran hombre y fue fundamental en mi éxito como jugador de beisbol dentro y fuera del campo. Nadie amaba más a la organización de los Dodgers que Mike y todos lo extrañaremos mucho. Mis oraciones están con su esposa, Rosario, y toda su familia y amigos”.


En total, Brito ayudó a fichar a más de 30 jugadores que luego jugaron en las Mayores, incluidos Valenzuela, Castillo, Julio Urías, Yasiel Puig, Ismael Valdez, Antonio Osuna, Juan Castro y Dennis Reyes.
Brito fue elegido miembro del Salón de la Fama del Beisbol Cubano en 2005 y fue nombrado Scout Internacional del Año en las reuniones de invierno de 2014 de Major League Baseball en San Diego. El año pasado, fue el ganador del Premio Tony Gwynn 2021 de Baseball America por su vida de contribuciones al juego de pelota.
A Brito le sobreviven su esposa, Rosario, sus dos hijas, Diana y Minerva y cuatro nietas.
(Con información de MLB)

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.