sáb. Ago 13th, 2022

Por Salvador Hernández LANDEROS
 
Pese a que el apoyo a los adultos mayores y discapacitados son programas insignes en el gobierno federal, aquí en NL no le hacen caso al presidente Andrés Manuel y eso que él mismo ordenó que se atendiera la caridad hacia una familia de Cadereyta.
 
Ese caso es el de Zeferino Vega Ríos, quien desde el año 2004 y, actualmente con 39 años de edad, esta postrado en cama pues sufrió un accidente laboral mientras realizaba trabajo de campo al cargar un objeto pesado.

Zeferino vive en una comunidad alejada de la cabecera municipal de Cadereyta Jiménez, Nuevo León, que es conocida como Ejido “Casas Viejas”, donde carecen de todo tipo de ayuda, por lo que él requiere del apoyo del Programa Bienestar.
 
El Ejido “Casas Viejas” se localiza sobre la carretera de Cadereyta a Allende. En el entronque “El Palmito”, se encamina hacia el oriente y algunos 12 kilómetros en carretera y caminos de terracería, el cual es un lugar alejado del confort de la Metrópoli, a donde acudió www.diariodigitalmx.com
 
Su mamá, Margarita Ríos Reyna, de 62 años edad, quien también padece de diabetes, es la que se encarga de atenderlo y que, además, hace las veces de enfermera de cabecera ya que le realiza todas las curaciones debidas puesto que a su posición en la cama se le forman úlceras en la espalda.

Ella, Ríos Reyna, de acuerdo al diagnostico del doctor Armando Tamez, ella padece de flebitis, úlceras varicosas, un proceso de trófico de miembros inferiores, todo ello causado por la diabetes y principal causa de amputación de algún miembro físico. 
 
Doña Margarita, quien en los tres últimos años ha requerido de la solidaridad de la comunidad, expresó que están agradecidos con el presidente Andrés Manuel López Obrador por el apoyo que recibieron en el año 2019, cuando giró instrucciones para la construcción de dos cuartos con block y cemento.
 
Fue en ese año, en el que AMLO vino a Nuevo León; ella acudió a la Macroplaza junto con otros habitantes de esa comunidad y el presidente escuchó y atendió su necesidad, por lo que giró instrucciones para que se les apoyara con la construcción de los cuartos y la inscribieran junto con su hijo en el Programa Bienestar.

Los trámites se realizaron y sólo en dos ocasiones les llegó un apoyo económico de 1,350 pesos y desde entonces no volvió a recibir nada durante los dos años y medio transcurridos. Aun así, una funcionaria en Cadereyta, de nombre Cristina López Garza, siempre les dice que ya va a llegar y nada que llega.
 
En días recientes, Gregorio Cruz, con teléfono 811-080-15-60, funcionario de Discapacidad en Bienestar de NL, señaló “que está checando lo de la tarjeta pasar saber dónde se está depositando ese apoyo económico desde hace dos años y medio”.
 
Tanto doña Margarita como su hijo Zeferino, comentaron que Cristina López Garza (cuyo teléfono para hacer contacto con ella en el 826-457-53-10) quien como directora en ese municipio es la que se encarga de todo lo relacionado con los apoyos del gobierno federal a través del Programa Bienestar. También ha comentado que alguien podría estar cobrando esos apoyos que no les corresponden.
 
Mientras tanto la necesidad abruma a la familia Vega Ríos pues requiere el apoyo de las autoridades, federales, estatales o municipales, ya que les hace falta una cama y un colchón especial, material de curación, medicamentos y una silla de ruedas para poder movilizar a Zeferino quien nació el 26 de agosto de 1982.
 
Su padecimiento físico es la quebradura que sufrió en la columna vertebral y presionó la medula lo cual le provocó la inmovilidad y falta de sostenimiento en ambas piernas, padecimiento que le atendieron en principio en el Hospital Metropolitano y en el Hospital Universitario.
 
Este calvario lo ha venido padeciendo doña Margarita y su hijo Zeferino, quien en septiembre del 2004 sufrió el accidente y vivían en un tejaban y que gracias al presidente AMLO cambiaron por dos cuartos de material y electricidad.
 
Hasta ahora, expresaron que sólo el diputado local Carlos Rodríguez, es quien los ha apoyado con despensa y algunos medicamentos, pero de eso hace cuatro años y desde entonces no les entregan ningún apoyo.
 
En el Ayuntamiento de Cadereyta, en su peregrinar por ayuda, la familia Vega Rios, ha sido atendida por Jesús Ramírez y Vanesa Vigíl, del DIF municipal, pero no les resuelven nada, ni siquiera la esposa del alcalde, Cosme Leal, quien sólo acudió con su cónyuge para tomarse algunas fotografías con el discapacitado y no volvió.
 
Por lo que corresponde a la delegada Nacional del Programa Bienestar, Judith Díaz, en el tiempo que tiene como tal, nunca se ha acudido a darles su apoyo, pese a la orden que giró el presidente Andrés Manuel, sin embargo, la funcionaria fue vista este fin de semana, con mucho confort, en el restaurante del hotel Ancira almorzando y hablando de Colosio, el alcalde. 
 
chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.