mié. Sep 28th, 2022

Por Salvador Hernández LANDEROS

Barroterán, una tragedia que nada enseñó ni nos cambió. Luego de 53 años todo es igual. La inseguridad e injusticia laboral, cacicazgo y poder político.

Si López Obrador acudió a El Pinabete, fue por interés político ante el proceso electoral del 2023, no tanto por solidaridad con las familias de las víctimas.

Hoy su frase cambió. “Esto NO nos viene como anillo al dedo”. Huelgas en la región carbonífera de Coahuila resta votos a MORENA entre familias mineras.

Parar minas en Coahuila afecta la economía y sobre todo a la CFE, como abastecedoras del 99% del carbón para la producción de energía eléctrica.

Lo de El Pinabete nos dice que el presente sigue aún en el pasado. El decir de AMLO, sobre que “nada es igual que con los conservadores”, es falso.

Lo que ocurre en Sabinas, afecta a la 4T. Por ello se asegura que se requiere de distractores, algo como el caso de los 43 de Ayozinapa y Jesús Murillo Karam.

En el 2002, con la muerte de Gómez Sada, Vicente Fox avaló que Gómez Urrutia accediera a la dirigencia minera, sin haber trabajado en una mina.

Gómez Urrutia, quien el 18 de agosto cumplió 78 años, huyó de México acusado del desvío de $55 millones y regresó al país cobijado por AMLO.

Desde el 2018 es Senador por MORENA y preside la Comisión de TYPS. Y, en abril del 2021, la FCA emitió un laudo que lo liberó del pago millonario.

Su ausencia en la mina El Pinabete, la justifican por que los mineros atrapados no tenían derechos ni prestaciones y mucho menos sindicalizados.

La situación actual no es excepcional, pues los propietarios de las minas no permiten que sus mineros se protejan por medio de un gremio.  Cuál cambio.

chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.