mié. Oct 5th, 2022

Por Salvador Hernández LANDEROS

De qué si hay policías, gays y lesbianas, en las corporaciones de seguridad en NL, no hay porqué alarmarse. Su diversidad no hace mella alguna en su valor.

Ante la adversidad no se amedrentan. Junto a sus compañeros de tropa arriesgan su vida, mientras que otros muy “machos” se quedan en el escritorio.

El tema ha lacerado a las instituciones de seguridad y justicia desde hace años y muy pocos se atreven a declarar su diversidad, o, “a salir del closet”.

En España, principalmente en Barcelona y Cataluña, desde hace años la policía resguarda los DH de los integrantes de las comunidades de diversidad sexual.

Oficiales gays vinieron a México a entrenar policías sobre una especialización vigente en Cataluña, para resguardar los derechos de integrantes de LGTB.

Según los oficiales españoles, en un universo de 80 mil policías, existe la probabilidad de que un 10 por ciento de los elementos sean homosexuales.

En base a esa probabilidad, si en todo Nuevo León se cuenta con unos tres mil policías, sólo uniformados, un diez por ciento estarían en ese rango.

Esa cifra es sin contar a la policía investigadora, personal administrativo, periciales, ministerios públicos, jueces, poder judicial y otros no armados.

El colectivo LGTB ha incrementado a sus integrantes. En él se encuentran reconocidos políticos que han sido, o son, fiscales, gobernadores o senadores.

Entre representantes de partidos políticos, se habla que, posiblemente, se forme un partido que incluya, solamente, a integrantes de ese colectivo gay.

De conformarse el partido “Arco Iris”, superaría en número a otros que han sido  comparsa de los institucionales, en los que también, muy posible, habría bajas.

chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.