jue. Sep 29th, 2022

Rafael (Rafa) Elias

Uno TV reporta que el día de hoy que se realizarán, sólo en la Ciudad de México … ¡CATORCE MARCHAS Y PROTESTAS!

Aunque éstas se realizarán en diferentes zonas de CDMX, es claro que cada día que pasa, las marchas a las que ya nos hemos acostumbrado en este país tienen nulo efecto de presión sobre autoridad alguna. De hecho, me atrevería a afirmar que con los pírricos números de participantes en cada mini-marcha y con la falta de un objetivo común (que debería y podría ser tan amplio como una protesta masiva que incluyera el descontento con todas y cada una de las políticas de este desgobierno), ninguna autoridad hace caso ni se inmuta. Y en una de esas somos hasta su hazmerreír.

Irónicamente, también es claro el descontento generalizado (AMLOvers aparte) del “desempeño” (así, entre comillas) con esta “administración” (ídem).

Y es cierto que en otras partes del mundo, han sido precisamente las marchas las que han precipitado los cambios de regímenes y hasta la caída de gobernantes (sobre todo de caudillos y dictadores) como fue el caso de la Primavera Árabe, la caída de Boris Yeltsin, o los cambios de estrategia política recientemente, en Chile, cundo el expresidente Piñera no tuvo más alternativa que iniciar el proceso de crear una nueva Constitución que atendiera las demandas populares entre las que destacaban una educación gratuita y de calidad.

Las dos diferencias más grandes entre esas marchas y las que vemos en México son: el objetivo común (qué se pretende lograr con la marcha) y lo más importante: el número de ciudadanos que participan en ellas.

La Primavera Árabe buscaba una solución al creciente problema alimentario, por ejemplo; la caída de Boris Yeltsin buscaba el cambio a la cabeza del gobierno ya para entonces Ruso, permitiendo la llegada de un Presidente con tendencias demócratas (claro, nadie imaginaba que en su lugar llegaría Vladimir Putin para dar al traste con esas expectativas, pero eso es motivo de otro tema); y Sebastián Piñera en Chile, fue relevado (al término de su primer mandato) por Michelle Bachelet, pero fue durante su segundo mandato, entre al 11 de marzo del 2010 y el 11 de marzo del 2022, que tras las marchas y protestas MASIVAS, inició el proceso antes mencionado y dio paso a la recién inaugurada administración (desgraciadamente comunista) del experimento llamado Gabriel Boric.

Como se puede ver, los resultados de las marchas MASIVAS no siempre son los esperados, pero aquellos casos en que los resultados han resultado en peores gobiernos que los que se pretendía derrocar, suelen ser la excepción y no la regla.

Esto es palpable en la democratización de la mayoría de los países que se encontraban tras la Cortina de Hierro, como Alemania Oriental, Rumania, la República Checa, y tantos otros cambios de gobierno que resultaron en gran parte, como el efecto positivo causado por marchas bien organizadas, con un objetivo común, y sobre todo MASIVAS.

LAS MASAS MUEVEN, PRESIONAN, TIENEN VOZ, TIENEN PESO, … ¡FUNCIONAN!

 En el caso nuestro, si en lugar de tener catorce marcha en una ciudad en un día (y decenas de marchas “ciudadanas” convocadas para las próximas semanas y meses la sociedad civil a través de sus asociaciones y contingentes se ORGANIZARAN para primero: establecer un OBJETIVO y segundo, asegurarse de  una participación realmente MASIVA (aquí estoy hablando de cientos de miles si no es que de millones de ciudadanos), veríamos la gran diferencia en el efecto de esta MARCHA ÚNICA, UNIFICADA EN SU OBJETIVO Y REALMENTE MASIVA.

Si hasta ahora hemos sido el hazmerreír del morenismo y el lopezobradorismo, imaginen por un momento la diferencia que haría llenar a tope el zócalo capitalino y rodeando Palacio Nacional con cientos de miles o millones de gente protestando.

¿Creen que en ese caso López se quedaría tan tranquilo?

¿Creen que no le temblarían las piernas del miedo de que la MARCHA CIUDADANA MASIVA pudiese salirse de control (aunque eso no suceda) y pasar a mayores afectando su integridad personal? (que obviamente no sería ni el objetivo ni el efecto, pero eso él no lo sabría).

¿Creen ustedes que los medios ignorarían una marcha de estas características?

¿O le darían una cobertura lo más amplia posible con repercusiones no sólo hasta en el rincón más remoto del país, SINO EN TODO EL MUNDO?

¿Creen que después de ver el poder de convocatoria y a cientos de miles o millones de mexicanos reunidos y unidos por una causa común el Peje seguiría siendo igual de autoritario?

¿Creen ustedes que si después de una marcha MASIVA, esta burla de presidente llegara a radicalizarse aún más, el pueblo, una vez habiendo visto los números y estando motivados no estaría listo y hasta dispuesto a derrocar a este tirano?

Los elementos para liberar al país del cáncer que es López Obrador (que no sólo resultó ser “un peligro para México”, sino peor: un peligro DE MUERTE para el país) están ahí.

CIENTOS de organizaciones sociales, de contingentes, y sobre todo millones de ciudadanos decepcionados, engañados, y encabronados.

¿Qué falta entonces?

Parte de lo que escribí ayer (HUEVOS), y otros ingredientes como liderazgo. Organización, generosidad y apertura entre los líderes de cada organización, un esfuerzo de convocatoria generalizado, la atracción de ciudadanos que aún no se han incorporado a algún movimiento de oposición (entre ellos muchos jóvenes). Con eso bastaría.

Entonces la pregunta es: Teniendo todos los elementos “a punto de turrón” …

¿QUIÉN SE AVIENTA EL TIRO DE ORGANIZAR ESTA MARCHA, ÚNICA, CON OBJETIVO COMÚN Y MASIVA?

Al que lo haga, les garantizo que México entero se lo habrá de agradecer de por vida.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.