mié. Oct 5th, 2022


La independencia financiera, al igual que el movimiento que inició en 1810, es un proceso que puede llevar tiempo, que implica altibajos, pero que al final resulta en algo sumamente gratificante.
“Para tener libertad o independencia financiera debemos construir una estabilidad económica que nos garantice una buena calidad de vida, es decir, contar con finanzas sanas y recursos suficientes, para poder posicionar a una empresa frente a un mercado complejo y altamente competitivo como el que tenemos hoy en día”, explica Juan Ahedo, director de Creze, plataforma financiera que brinda créditos para PyMEs.
No existe un monto ideal para considerarse con una libertad financiera, pero una buena planeación de los recursos económicos, sumado a un plan de negocios, puede contribuir a alcanzar la meta.
De acuerdo con Creze, estas son algunas recomendaciones para obtener libertad
financiera:

  1. Gastos
    Una libertad financiera puede alcanzarse cuando el emprendedor tiene claridad de sus ingresos y egresos, gastos fijos básicos (como pago de nóminas, compra de insumos, pago de servicios, etc.), los no básicos y los compromisos financieros inmediatos de la empresa.
    2.- Créditos como aliados
    Cuando México alcanzó su libertad, en 1821, se encontraba sin recursos económicos, por lo que solicitó un par de créditos para sortear la adversidad.
    De acuerdo con historiadores de la UNAM, el primer préstamo solicitado se utilizó para rubros como gastos de administración y pago de sueldos (50%), compra de tabaco (17%), compra de equipo naval (7.5%), entre otros.
    Del segundo crédito, el 55% se usó para gastos de administración gubernamental y 21% para compra de buques y municiones.
    Según la Encuesta Nacional de Financiamiento de las Empresas (ENAFIN) 2021 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), apenas el 43% de las empresas del país ha contado con financiamiento en alguna ocasión. Por su parte la Radiografía del Emprendimiento en México 2021 apunta que el principal motivo del fracaso de las PyMes es la falta de liquidez.
    “Un crédito puede hacer una gran diferencia y en tiempos de crisis puede ser el ‘salvavidas’ que necesitan las PyMEs para seguir operando. Sin embargo, es importante revisar que se trate de productos especialmente diseñados para este tipo de negocios, sólo así cubrirán
    sus necesidades, los emprendedores podrán saldarlos y el crédito se convertirá en un verdadero aliado”, añade Ahedo.
  2. Tiempo
    “La paciencia, constancia y una buena estrategia financiera son los mejores aliados para que un proyecto funcione. La libertad financiera puede llevar muchos años de trabajo y tropiezos, pero la recompensa es grande cuando se tiene una empresa en crecimiento y resiliente”, concluye el director de Creze.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.