mié. Dic 7th, 2022

Un café por la mañana, las galletas al mediodía, el refresco durante la comida, la botana por la tarde o incluso la propina en el estacionamiento son pequeños montos de dinero considerados como ‘gastos hormiga’; pero no son los únicos, existen otros conceptos que recientemente han adquirido mayor relevancia por la cantidad significativa de ingresos que les destinan las personas, se trata de los ‘gastos hormiga digitales’.
Algunos son los servicios de plataformas de contenidos audiovisuales vía streaming, suscripciones a videojuegos, servicios de alimentos o adquisición de mayor almacenamiento en la nube. Por ejemplo, según un estudio de The Competitive Intelligence (The CIU), más de 11.1 millones de mexicanos cuentan con servicio de video bajo demanda por suscripción (SVOD).
“Este tipo de gastos se realizan de manera ordinaria y pueden tener un efecto negativo en las finanzas, ya que disminuyen de forma considerable la capacidad de ahorro y cuando se salen de control, son reflejo de una mala gestión financiera que en el largo puede representar problemas de liquidez considerables y mermar las posibilidades de que una persona acceda a nuevos y mejores productos financieros”, explica Moises Márquez, Líder de Datos y Modelos de Rocket.la, plataforma que brinda asesoría financiera gratuita con el objetivo de impulsar la inclusión y movilidad financiera.
El estudio de The CIU indica que los mexicanos gastan diariamente un promedio de 14 pesos en gastos hormiga digital, es decir, una suma superior a los 5,000 pesos anuales que podrían destinarse a conceptos como el ahorro o inversiones.
“Son recursos que pueden destinarse a otras metas. Lo importante es identificarlos y evitar saturarnos de productos que posteriormente nos generan grandes gastos e inciden de forma negativa en nuestra economía”, argumenta el líder de datos y modelos de Rocket.la.
Ante esto, Rocket.la sugiere tomar en consideración las siguientes recomendaciones para inhibir los gastos hormiga digitales.
● Revisar periódicamente el uso de las aplicaciones. En ocasiones algunas aplicaciones se usan poco y consumen un gasto; se recomienda hacer una evaluación de aquellos productos que en las últimas dos semanas no se han utilizado o que se utilizan ocasionalmente.
● Reducir costos adicionales de aplicaciones. Algunas apps son caras debido a que los paquetes que se contratan son superiores al costo básico. En este contexto es importante evaluar cuáles pueden cambiarse por versiones más accesibles o gratuitas, para así reducir el gasto que implica. También es recomendable pausar el servicio si hay periodos en los que no se necesitan y reactivarlos sólo cuando son necesarios.
● Evitar el pago de aplicaciones que brindan servicios similares. Para reducir los gastos hormiga en apps que ofrecen servicios similares es importante valorar cuál es el producto que cumple con el mejor servicio acorde a las necesidades de los usuarios y descartar aquellos que no cumplan con todas las expectativas.
Cabe destacar que incluso existen apps contra los gastos hormiga, las cuales permiten llevar un registro del presupuesto diario, semanal, quincenal o mensual para luego establecer cuánto recurso está disponible y puede usarse en actividades recreativas.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.