mié. Dic 7th, 2022

De frente y de perfil

Ramón Zurita Sahagún

Cuatro veces ha tenido que remontar el PRI en una campaña electoral en el Estado de México y va por la quinta que parece más complicada que las anteriores.

Las encuestas, antes de conocerse el nombre de los candidatos, no favorecen al PRI (¿y aliados?, como tampoco lo hicieron al iniciar la contienda electoral de 1999, 2005, 2011 y 2017.

En aquel entonces José Luis Durán Reveles del PAN (99), Rubén Mendoza Ayala, también del PAN (05) y una encuesta que cambió radicalmente al candidato tricolor en 2011, mostraba preferencia de una pretendida alianza entre panistas, emecistas y perredistas con Eruviel Ávila Villegas, lo que motivó a que Alfredo del Mazo fuera des invitado como abanderados priistas. y subido el mencionado Eruviel que se aprestaba para competir en contra del PR

Esas tres ocasiones el PRI supo remar contracorriente y salir avante del proceso electoral en la joya de la corona electoral.

Sin embargo, 2017 fue el caso más complicado, ya que MORENA en plena ebullición presentó una candidata desconocida que había sido alcaldesa de Texcoco y fungía como diputada federal. La candidatura de Delfina Gómez Álvarez prendió de inmediato y se posicionó por encima del ya destapado Alfredo del Mazo Maza, en unos comicios sumamente apretados, en los que se llegó a pensar que el resultado no favorecería al tricolor.

Los procesos electorales de 2017 fueron los últimos en los que el priismo salió airoso, sin la concurrencia de panistas y perredistas como sucedió en Durango hace apenas tres meses.

Ahora por quinta ocasión, los números no parecen alentar a los priistas para salir adelante, ya que la misma Delfina repite como candidata de MORENA, ya más fogueada y con mayor conocimiento sobre ella, aunque en contra de ella ocurren una serie de factores que pueden desdibujar su figura en plena campaña.

Si en 2017 la nominación de la entonces diputada federal agradó al Grupo Texcoco del que forma parte los que festejaron su consolidación y presencia, en la actualidad no sucedió lo mismo, ya que el patriarca del Grupo, Higinio Martínez, quería la candidatura para él.

Otro texcocano, Horacio Duarte, también participó en la disputa y tampoco salió contento, lo que derivó en un distanciamiento de la candidata Delfina.

La abanderada de MORENA dejó la titularidad de la secretaría de Educación Pública para ser abanderada en el Estado de México y optó por regresar al Senado, en un intento de recomponer las cosas con su mentor Higinio Martínez.

Y es que el senador maneja la estructura de MORENA en el Estado de México, donde sentó a otra protegida suya, Martha Guerrero Sánchez, casualmente suplente de Delfina como dirigente estatal del partido.

Hasta ahora, sin que se conozca el nombre de la candidata priistas, la morenista Delfina Gómez encabeza las preferencias, con mayor ventaja sobre Alejandra del Moral y un poco menos, pero ventaja al fin, sobre Ana Lilia Herrera.

La diferencia con los otros años es que los priistas pueden cambiar la onza a su favor, ya que Delfina sale completamente magullada en pos del triunfo electoral. Las denuncias ante las autoridades electorales por el diezmo que aplicaba en Texcoco; las rencillas con los miembros del grupo del que forma parte; su inoperancia en la SEP, han vuelto vulnerable a Delfina Gómez.

Lo que falta saber es cómo reaccionará el timorato gobernador Alfredo del Mazo y hasta donde podrá arriesgar.

Saber que tanto lesiona sus intereses y los de su socio Daniel Madariaga el que una u otra sea la candidata. Alejandra podría esperar seis años más, aunque las condiciones pueden ser distintas y Ana Lilia podría optar por la invitación que tiene abierta en MC para ser candidata en la actualidad, aunque está consciente que no le alcanzaría para ganar.

Los priistas tienen la mesa puesta para remontar, aunque el primer priista del estado parece dudar y los agarrones entre los equipos de las aspirantes son sumamente comentados. Con Alejandra sería un desperdicio el dinero invertido, hasta ahora, en ella y sus asesores, aunque estos sigan cobrando dentro del gobierno estatal y los ex gobernadores Alfredo Baranda, Emilio Chuayffet, Arturo Montiel, y Eruviel Ávila, se sentirían frustrados, con la nominación de Ana Lilia el frustrado será del Mazo.

Una duda surge ¿con quien está Enrique Peña, Erwin Lino trabaja con Alejandra y David López lo hace con Ana Lilia?

Email: ramonzurita44@hotmail.com.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.