sáb. Dic 3rd, 2022

Por Salvador Hernández LANDEROS

Está bien que sí, pero como que no le queda al arzobispo, Rogelio Cabrera López, andar pidiendo colaboración ciudadana para el gobernador y alcaldes.

Según el Prelado este, conste, no confundir con pelado, “llamó a ser críticos y a la vez colaborar con las autoridades en los asuntos del bien común” (sic)

Para nada pensamos que, para pedir esa barbaridad, se le haya subido el trago del vino para consagrar y sentirse tan “pior”, conste, no tan Prior.

Trabajar conjuntamente la ciudadanía con sus gobernantes políticos, es una misión imposible y, menos, hacerlo en forma de ayuda desinteresada.

El arzobispo de Monterrey “pide peras al olmo”. Tal vez se podría hacer si los políticos fueran honestos, decentes, dignos, cumplidos y transparentes.

En su mensaje dominical, Cabrera López afirmó que “funcionarios, gobernador, alcaldes y diputados, han dado muestra de compromiso y solidaridad” (sic)

En esto anda muy errado. Hay decenas de miles de usuarios del transporte urbano “que no hallan a que Santo rezarle” para que pase un camión.

Y tampoco se ha visto que el gobernador, alcaldes y diputados, pongan a disposición de los ciudadanos las camionetas y autos para ayudarlos.

Y aclaramos, son vehículos costosos que los funcionarios usan para todos lados y sin pagar la gasolina, todo pagado con los impuestos de los trabajadores.

Si volteamos las cosas, es lo mismo que pasa con la Iglesia que cobra por bautizos, bodas y comuniones. Por un lado, es impuesto. Y por otro, el diezmo.

Su misión, es predicar la palabra de Dios, consolar al necesitado. Es más, guarde la sotana y viaje en camión o metro. Y si no quiere ir solo, usted dice.

chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.