sáb. Dic 3rd, 2022

De acuerdo con ACAD, sólo tres de cada diez empresas familiares sobreviven al cambio de la primera generación y sólo una sobrevive al tercero.
Ante un cambio de liderazgo al interior de las organizaciones es común que los nuevos directivos busquen innovar con miras a generar un mayor número de beneficios, estas innovaciones pueden ir desde apostar por nuevos mercados, incorporar herramientas digitales o incluso eficientar procesos.
“Enfrentarse a los retos de la innovación es algo común para las empresas familiares. Por un lado, adoptar herramientas supone un gran reto; y por otro, se trata de negocios con una gran tradición y que han operado prácticamente sin variaciones durante décadas, esto desencadena la pregunta: ¿es necesario cambiar, si hasta ahora todo ha funcionado bien? Tal vez la falta de innovación no mate a estas empresas en el corto plazo, pero sin duda influirá en su calidad de vida y posibilidades de crecimiento”, señala el Dr. Guillermo Cruz, actual Presidente de ACAD.
La capacidad de innovación suele estar relacionada con factores como la edad, nivel de estudios y otras aptitudes; no obstante, con la información adecuada y el acompañamiento de especialistas o de otros emprendedores con vasta experiencia, es posible innovar hasta las empresas más tradicionales y resistentes al cambio.
“Las empresas familiares tienen grandes retos por delante, pero de no atender con rapidez y eficacia sus desafíos podrían extinguirse. Mejorar sus procesos, implementar gobierno corporativo y apostar la mejora continua”, añade el Dr. Cruz.
¿Quién debe decidir?
El estudio Características del directivo e innovación en empresas familiares del norte de México señala que si un miembro de la familia adquiere la dirección de la empresa a temprana edad, quizá él sólo no tenga suficiente experiencia para la toma de decisiones sobre aspectos de innovación y mejora.
“Una de las claves de sobrevivencia para las empresas familiares está en contar con un plan de sucesión familiar, esto garantiza no sólo que el nuevo líder tenga la experiencia necesaria; sino también un claro conocimiento sobre el funcionamiento, retos y necesidades específicas de la compañía, además de un plan de acción, así logrará llevar la empresa por buen rumbo”, añade el Presidente de ACAD.
La supervivencia de las empresas familiares es muy importante. Ellas representan alrededor del 67% de los empleos formales generados en el país y son el 83% del total de empresas existentes, según una investigación de la Universidad Anáhuac.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.