sáb. Dic 3rd, 2022

De frente y de perfil

Ramón Zurita Sahagún

El descrédito y desgaste de los partidos políticos nacionales, incluidos los de más reciente creación, dio margen a que en México se aceptara la nominación de candidatos independientes, sin respaldo de ningún organismo político.

Siete años han transcurrido desde que ocurrió la participación de candidatos independientes a gobernadores y cuatro de que los mismos participaran en una elección presidencial.

Con excepción de Jaime Rodríguez Calderón (El Bronco) nadie más ha conquistado un triunfo en un proceso electoral para gobernar bajo la tendencia de independiente, aunque en diversas plazas se han producido un pequeño triunfo de victorias a presidentes municipales.

Solamente un candidato a diputado federal bajo el mismo sistema de independiente, Manuel Clouthier Carrillo, aunque fracaso en otros intentos al repetir el método.

En el plano de candidatos presidenciales, el principal impulsor de las candidaturas independientes fue Jorge G. Castañeda, quien desistió de nominarse bajo esa figura, aunque del cúmulo de aspirantes registrados, solamente dos tuvieron el beneplácito para registrarse en 2018; Margarita Zavala y el mismo Jaime Rodríguez que se había convertido en figura política por lograr el triunfo en el gobierno de Nuevo León, bajo ese sistema.

Los requisitos de contar con un creciente número de firmas para soportar sus candidaturas abatieron a muchos que se sintieron populares o famosos y que en el terreno de los hechos confirmaron lo efímera de su presencia como atractivo popular.

866 mil firmas parecen un número excesivo de firmas para sustentar una candidatura presidencial, aunque en el caso de Margarita Zavala lo consiguió y decidió no seguir en el proceso electoral, al considerar que se encontraba muy lejana de los primeros lugares.

Las candidaturas presidenciales bajo el sistema independientes a diferencia de las de los partidos políticos son de alto riesgo, ya que tienen como meta única la victoria del candidato, mientras que las de los partidos políticos persiguen otros propósitos, especialmente el de mantener el registro y con ello obtener altas prerrogativas y como compensación diputaciones y senaduría, según el porcentaje de votos alcanzados.

El objetivo de los candidatos independientes es el de postular a personajes ajenos a la ideología de los partidos y los vicios que acarrean los partidos políticos, atrayendo a personajes de la vida académica, intelectual, empresarial, medio artístico o aquellos que sienten que pueden ofrecer algo distinto de lo que hacen los partidos políticos.

Sin embargo, hasta ahora, nadie de esos entornos alza la mano para sondear dicha posibilidad y si lo hizo un político, sin partido y con un gran lastre tras de sí que persigue la fórmula de la candidatura presidencial independiente. Se trata de Ulises Ruiz Ortiz, ex gobernador de Oaxaca y catalogado como un experto en artes electorales, cuya fama se cimentó al lado de Roberto Madrazo pintado en los comicios de Michoacán y Tabasco, principalmente y con la operación que permitió al tabasqueño ganar la presidencia del Partido Revolucionario Institucional.

Ulises formó parte de un grupo selecto de priistas poderosos que pasó por la Cámara de Diputados, Senado de la República, gobernó Oaxaca y fue secretario de Acción Electoral del PRI, su carrera se vino a pique por su confrontación con su antecesor José N. Murat Casab y hasta hace poco disputó sin éxito la dirigencia nacional del partido.

Difícil le será a él y a quienes intenten competir bajo la fórmula de independiente en la próxima contienda presidencial pues los recursos que se les asignan son escasos y las aceitadas maquinarías de los partidos políticos si cuentan con suficientes recursos económicos para competir.

Demetrio Sodi, ex diputado, ex senador y ex delegado en Miguel Hidalgo, se propone como candidato ciudadano, aunque el pretende ser respaldado por varios partidos de oposición, en un gran frente ciudadano.

                                                       ……………………….. 

La denuncia en contra de ex funcionarios del gobierno de José Rosas Aispuro en Durango puede ser otro foco de conflicto para la alianza opositora. Rosas Aispuro ayudó a formar la alianza que se tradujo en la victoria del priista Esteban Villegas.

Email: ramonzurita44@hotmail.com

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.