mié. Dic 7th, 2022

Por Salvador Hernández LANDEROS

Parece que algo hay de cierto en las descalificaciones qué, sobre el gobernador Samuel García, hace Adán Augusto López, secretario de Gobernación.

Sin ir muy lejos, ahí está el “desgarriate” que se ha formado en un asunto importante contra la inseguridad, como lo es la elección del nuevo Fiscal.

Las descalificaciones que le hace el secretario de Gobernación no son gratis. Y sólo ha de estar esperando que le responda Samuel para revirarle.

Por su posición y por lo que representa, no es correcta su postura, pero quién sabe qué acuerdo no habrá respetado el joven gobernador de Nuevo León.

Aquí lo estamos padeciendo como sociedad. La fiscalía General del Estado anda descabezada en toda su estructura, Los hechos están a la vista.

Según se escribió en El Norte, Samuel García, en lo “oscurito” hizo un acuerdo con el PAN y el PRI para que le aprobaran “su nueva” Constitución local.

Se ventiló que el acuerdo era qué, al salir Gustavo Adolfo Guerrero Gutiérrez, su relevo recaería en el exprocurador y exalcalde Adrián de la Garza.

Vox populi rumora que El Norte no iba dejar que Adrián de la Garza llegara al cargo, porque había “una factura pendiente”. Haber ninguneado el debate.

 Y que de esa “ofensa” se estaría aprovechando Samuel García, para escudarse y no respetar el honor de su palabra o el susodicho acuerdo.

Incluso se habla de que el medio, en sus redes, realizó una encuesta para descalificar a Adrián, pero no se publicó porque el resultado lo favoreció.

Pero lo que está sucediendo no es culpa de El Norte, ni de Adrián y mucho menos de los ciudadanos. El único responsable del Estado, es Samuel García.

chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.