dom. Feb 5th, 2023

Según la Radiografía del Emprendimiento en México 2021 de la Asociación de Emprendedores de México (ASEM), entre los principales motivos de fracaso de una empresa destacan los problemas entre socios con 28% de incidencia. Ahora bien, eso puede ser mucho más complicado cuando se trata de un negocio familiar, ya que las interacciones no se dan sólo entre socios de negocios, sino entre integrantes de la familia y esto se acentúa cuando se trata de empresas multigeneracionales, es decir, en donde conviven al mismo tiempo varias generaciones.

“Las empresas familiares son complejas en general. Pero todo se vuelve más difícil cuando distintas generaciones están involucradas en el negocio al mismo tiempo: hijos, papás, abuelos, tíos, etcétera. Esto detona una diversidad de ideas que no es fácil aterrizar o ejecutar: se entretejen las visiones clásicas con las que optan por la modernidad, las que buscan ser más estratégicas o las que quieren un impacto inmediato. Estas fricciones crean disputas complejas que pueden trastocar los lazos familiares”, explica el Dr. Guillermo Cruz, actual Presidente de ACAD y Socio de RSM México.

Actualmente confluyen al menos cuatro generaciones distintas en el ámbito empresarial: los baby boomers, la Gen X, los millennials y la Gen Z. Cada una de estas generaciones tienen visiones muy distintas sobre el trabajo, la vida privada y las actividades recreativas. No obstante, esta diversidad es lo que enriquece las opciones de una compañía para encontrar soluciones efectivas e innovadoras ante los retos.

Conciliación y solidez

“Muy literal se trata de distintas visiones del mundo que se complementan entre sí. Ninguna es más valiosa o mejor que otra, porque todas aportan desde diferentes perspectivas. Por ello mismo, se deben encontrar puntos de acuerdo y conciliación, para trabajar hacia la solidez de una empresa; particularmente, cuando se trata de un negocio familiar, en el que por lo general una sola persona concentra todo el poder de decisión y ejecución. Quien quiera hacer eso en el siglo XXI estará condenado al fracaso”, comenta el Dr. Cruz.
Lazos familiares

En una empresa familiar cualquier discusión puede ser susceptible de tomarse de manera personal. Cuando las distintas visiones del mundo de un equipo directivo multigeneracional chocan, en ese tipo de negocios nunca se puede olvidar que hay un vínculo que va más allá de la operación y administración de la compañía. De tal modo, es necesario que se encuentren canales y mecanismos institucionales para deliberar y ejecutar ideas de manera óptima.

“El gobierno corporativo suele pensarse como un principio administrativo exclusivo de empresas enormes. Pero la realidad es que bien puede ser empleado en cualquier tipo de negocio. En el caso de una compañía familiar, y sobre todo multigeneracional, puede construir el andamiaje necesario para que todas las partes involucradas puedan participar de manera adecuada”, concluye el actual Presidente de ACAD y Socio de RSM México.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.