mar. Nov 29th, 2022

Por Salvador Hernández LANDEROS

Por lo que representa y significa la investidura, siempre hemos manejado con respeto al presidente de México en turno. Del Partido que haya sido.

En su mandato, procuraron el desarrollo social, el progreso económico, en la salud y lo educativo. Con el paso de los años entendieron la Democracia.

Sexenio tras sexenio se perfeccionaron los procesos electorales y respetando la voluntad de los ciudadanos a través del voto. Por ello se llegó al INE.

Por eso hay que hacerle entender a Andrés Manuel que la Democracia es ciudadana y los ciudadanos democráticos respaldaron la creación INE.

Como la Democracia, el Instituto Nacional Electoral pertenece al ciudadano, al pueblo de México, para transparentar todos los procesos electorales.

El INE no es propiedad de ningún Partido, llámese PRI, PAN, PT, MORENA, PRD, MC o PVE; ni de ningún sindicato petrolero, cetemista o magisterial.

Aunque 60 millones de electores votaron en su contra, Andrés Manuel López Obrador, accedió a la Presidencia por respeto de estos a la Democracia e INE.

Hoy AMLO está aferrado a reformarlo a su conveniencia, retrocediendo 80 años y con ello volver a la llamada “dictadura” del PRI, donde militó y salió.

Sin mandarlo a la “chingada”, a su rancho, conste, hay que decirle: “Una cosa es Juan Domínguez y, otra, Andrés Manuel López Obrador, no la chigues”.

A quienes no estamos a favor de su reforma al INE, no tiene por qué insultarnos llamándonos, cretinos, corruptazos, clasistas, racistas y otras sandeces.

La libertad de expresión nos permite la réplica para a su nivel decirle: “Andrés, botellita de jerez, todo lo que digas, será al revés”. Aunque seas presidente.

chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.