mié. Dic 7th, 2022

Parte 6

Salvador Abascal Carranza en Diario Digital.

RMO, caray Salvador nos dejaste muy interesados en escuchar la segunda anécdota que hoy compartirás.

SAC, por supuesto Raul aquí va. La segunda anécdota es la siguiente: Un buen día me vi frente a las cámaras de televisión de la empresa Televisa, canal 4, debatiendo en un programa que tenía por nombre “Debatitlán”, conducido por un periodista muy famoso, Víctor Trujillo, alias “Brozo”, con el cual entablé una buena relación. Allí se discutía la situación política de México, según la visión de los 3 más importantes partidos políticos. Dejé ese programa después dos meses, porque estaba supliendo a un amigo. Unos días después, me enteré de que, en el mismo canal de televisión, otro día de la semana, a la misma hora, se proyectaba un programa, también conducido por Brozo, que se llamaba: “católicas por el Derecho a Decidir”. Al sintonizar el programa, me di cuenta de tres cosas; una, de que la estrella de ese programa era una señora de nombre Marta Lamas, que es una de las fanáticas partidarias del aborto en México y en el mundo; dos, de que todos los argumentos de las participantes eran sofismas o, francamente, mentiras y, tres, que de católicas ninguna de las participantes tenía ni la más mínima idea. No había debate, era una especie de cofradía del elogio mutuo. En algún momento, sin embargo, Marta Lamas le dijo a Brozo que sería bueno, algún día, poner a debate esas ideas

Eso me llevó a hablarle a Brozo. Me contestó su asistente. Le pedí que le transmitiera a su jefe una simple propuesta: así como “Debatitlán” tenía enorme éxito mediático, le sugería otro foro de debate sobre el aborto, la familia y otros temas, en el que sería bueno que participara Marta Lamas, otra persona elegida por ella, yo y una mujer elegida por mí y, por supuesto, moderado por él. Esto pareció entusiasmarle al asistente y me dijo que, en cuanto tuviera la respuesta, él mismo me llamaría. Yo le llamé de nuevo varias veces, pero el asistente me contestaba con evasivas de su jefe Brozo: que si el tiempo era de Televisa y que la empresa tenía que decidir; o que el programa le pertenecía a Marta Lamas y, finalmente, la verdad: que Marta Lamas no quería debatir conmigo. Lo que deduje es que no quería debatir, porque se sentía de antemano derrotada, y no quería exponer su prestigio ante su fiel clientela de mujeres proaborto.

No juzgo a esas mujeres. Me refiero a las promotoras de la muerte. No puedo, ni debo. Debemos, en todo caso, juzgar, sus ideas sus, actos y sus consecuencias. Consecuencias que son devastadoras para la sociedad. Muchos de los males que sufrimos hoy en nuestro entorno y en el mundo, se deben al aborto. Muchas de estas mujeres no tienen la más mínima noción de lo que es la biología, la antropología o la filosofía. Por eso y otras razones, tampoco me gustaría ver a las mujeres que abortan, en la cárcel.

RMO, entonces danos un indicio de cual seria una posible solución.

SAC ¿Cuál es la solución? Seguiremos hablando de ello en las próximas conversaciones. ¿Te parece?

RMO, estoy seguro que a los lectores de Detona estarán pendientes de leer que nos dirás. Gracias

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.