mié. Dic 7th, 2022

Rafael (Rafa) Elías

Entre los logros de la marcha de hace un par de domingos, la verdadera ciudadanía: esa que presta atención a los acontecimientos políticos; esa que se atreve a involucrarse; esa que es capaz de organizarse masivamente para marchar con un mismo objetivo, vimos que la marcha causó sin duda sorpresa, encono, y enojo en el inquilino de Palacio.

Otro de los logros, más importante aún (porque el objetivo NUNCA fue causar el enojo del presidente, sino crear conciencia y tratar de hacerle ver el daño que su mal llamada “reforma electoral” causaría en el imberbe y joven sistema democrático mexicano,) fue precisamente ese: demostrarle al presidente que la gente, la ciudadanía, quiere, EXIGE seguir contando con instituciones independientes y confiables, manejadas y gestionadas por los ciudadanos, manteniendo fuera las perversa manos del gobierno en los procesos electorales.

Pero de eso ya se ha hablado y escrito mucho, por lo que creo que hay poco que agregar.

Sin embargo, existe otro logro que no se menciona demasiado.

Con la Marcha por la Democracia, ¡LOS CIUDADANOS RECOBRARON LA NARRATIVA! Esto después de cuatro años en que estuvo secuestrada, diseñada e implementada por el Ejecutivo.

Y esto no es asunto menor. Durante todo el gobierno de López y principalmente manejada desde sus conferencias mañaneras, el presidente dictaba línea a su gabinete, marcaba las políticas y procesos a seguir, y sobre todo, dominaba los temas de los cuales los ciudadanos, los medios, y hasta los observadores internacionales, lo veían HACIÉNDOSE DUEÑO Y SEÑOR DE UNA NARRATIVA QUE PARECÍA IMPOSIBLE ARREBATARLE.

Pues bien, hoy, por primera vez desde que inició esta “administración:”, los ciudadanos han logrado poner al presidente contra las cuerdas, a la defensiva, insultando a diestra y siniestra, mostrando su profundo enojo y rencor, negando o minimizando evidencias claras tales como los cientos de miles de participantes en la Ciudad de México que, sumados a los participantes en otros estados e incluso en el extranjero, superaron con creces el millón de almas clamando y reclamando democracia.

Hoy por primera vez, la ciudadanía de contención (que no de oposición, pues siempre ha estado dispuesta a dialogar cuando se trate de temas benéficos para el país) tiene al toro por los cuernos.

En Palacio no se habla de otra cosa. En Palacio se busca contrarrestar los logros de la Marcha por la Democracia, con una “contra marcha” (denominada por algunos como “La Marcha del Ego” y por otros como “La Marcha del Ardor”) que, mediante acarreados, personas pagadas, personas amenazadas, y alguno que otro de los que aún tienen una venda en los ojos y cuya ideología, odio y rencores compartidos con el presidente, marcharán convencidos.

Sin embargo, ESTE ES EL MOMENTO JUSTO PARA QUE LA VERDADERA CIUDADANÍA SE AFERRE Y MANTENGA A TODA COSTA EL CONTROL SOBRE LA NARRATIVA.

Es el momento de no prestar atención al ejercicio de demostración del poder de convocatoria (que no es lo mismo que mostrar poder) y seguir, como se dice coloquialmente, MACHACANDO con nuestros objetivos:

Consolidar la democracia; defender a las instituciones; evitar a toda costa la llegada de una dictadura (aunque sea blanda); destruir el autoritarismo con el poder ciudadano sobre los legisladores de todos los partidos (porque incluso los de Morena, aunque no lo reconozcan, deberían estar aterrados de no volver a recibir ni un voto más, lo que terminaría con sus sueños y ambiciones de poder); y volver a tener un México que, con sus defectos, que sin duda se deben corregir, por lo menos permitía respirar libertad sin el yugo de alguna ocurrencia mañanera.

NO PERMITAMOS QUE “LA MARCHA DEL ARDOR” SUSTITUYA NUESTRO RECIÉN CONQUISTADO DOMINIO DE LA NARRATIVA NACIONAL.

Al contrario, en cuanto a la Marcha por la Democracia, sigamos enriqueciéndola, difundiéndola, convenciendo a quienes hoy, por primera vez, dudan del sistema que los gobierna.

ES LA HORA DE MÉXICO.

¡MÉXICO ERES TÚ!

¡A SEGUIR PELEANDO! QUE LA VICTORIA DE LA DEMOCRACIA ES NUESTRA!

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.