mar. Feb 7th, 2023

Ixtoc Hinojosa Gándara

Antes que nada, sinceramente deseo para mis pocos o muchos lectores, un año 2023 lleno de metas cumplidas y de crisis superadas y sobretodo, salud para ustedes y los suyos. Nos hemos topado los neoloneses con un decepcionante inicio de administraciones gubernamentales, tanto a nivel estatal como en la misma capital del estado. Esta afirmación está muy alejada de las filias y fobias que podría tener el autor de estas líneas. Me remito al uso de datos y la simple lectura de los diferentes periódicos que existen en la comunidad.

El desempeño del gobierno estatal se ha visto empañado por una ruin pelea de barrio entre el ejecutivo estatal y el Congreso del Estado, lo cual ha llevado a una parálisis gubernamental y legislativa. Encontrar o buscar culpables de esto es francamente inútil, lo que sí es de llamar la atención es la poca o nula capacidad del gobernador por buscar el dialogo para la búsqueda del bien común de nuestro estado. Solo hay que darnos una vuelta ante los resultados pobrísimos en el transporte público y la seguridad.

También es evidente la incapacidad de las autoridades municipales regiomontanas de destrabar el nudo gordiano en que ellos se metieron, para nadie es imposible descifrar que esto radica en la responsabilidad del Alcalde de Monterrey. Permisos y licencias de construcción con más de un año de atraso y que afectan sensiblemente a una de las mayores industrias de nuestro municipio, la de la construcción. Un comercio informal desatado, fuera de reglamentación y con un autogobierno. Además de reportes de trámites amañados por pequeños o grandes actos de corrupción.

Todo lo anterior no radica en la inexperiencia ni en la juventud de los gobernantes, en cambio, radica en la cerrazón estatal a dialogar con aquellos que no son de su mismo color político, así como también en la falta de capacidad del edil regiomontano por rodearse de un mejor y mucho más capaz equipo de trabajo, no solo con experiencia en  la materia, sino con experiencia en el desempeño de esa misma función en estas tierras. Esto último no es una actitud xenofóbica, sino una actitud pragmática para aprovechar los tiempos en las de por sí, cortas administraciones.

 Por último, me gustaría hacer énfasis que la decisión de enderezar el rumbo radica en una sola persona, en ti cuando deposites tu voto en la urna, no te dejes impresionar por el buen uso de redes sociales o un apellido impactante, estudia todas las propuestas y date un tiempo para revisar conscientemente tus decisiones.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.