vie. Abr 19th, 2024

Por Salvador Hernández LANDEROS
El llamado que hizo AMLO a los integrantes del crimen organizado para que
piensen en “sus mamacitas” antes de delinquir, está fuera de época.
Con todo respeto, como frase publicitaria en campaña, no tiene madre. La
frase vende. Pero la realidad es que no estamos en los 50as o 60as.
A las “mamases” de entonces se les respetaba y veneraba como si fueran “La
Morena del Tepeyac”, conste, nada que ver con alguien de MORENA.
Pero tal parece que el presidente quiere combatir con frases a la delincuencia
organizada. Ayer siguió con un lenguaje impropio a su investidura.
En su gira por Tamaulipas, en Soto la Marina, dijo lo siguiente: “Al carajo la
delincuencia, ¡fuchi!, ¡guácala! Es como la corrupción: ¡fuchi!, ¡guácala!”.
En lo personal estoy de acuerdo en que la violencia no se “debe” enfrentar con
violencia (el dijo no se puede) pero tampoco solo con frases.
Andrés Manuel también pide a los delincuentes que “le bajen, que se porten
bien”. Y le sigue apostando al pasado para soportar sus acciones.
Quién sabe cómo les vaya a responder a las “mamacitas y familiares” de las
53 personas que padecieron un levantón masivo en el Estado de Guerrero.
Y qué decirles a las más de cinco mil “mamacitas” cuyos hijos menores de
edad, han sido detenidos por la SEDENA en los años de “esta guerra”.
En Tamaulipas, mil 116; en Nuevo León, 542; en Guerrero, 497 y en Colima
306, todos ellos, incorporados en las filas de la narco-delincuencia.
Eso sí que “no tiene mamacita”
chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *