dom. Abr 21st, 2024


Por Salvador Hernández LANDEROS
Luego de lo ocurrido en Culiacán, Sinaloa, el gobernador Jaime Rodríguez debe
exigir que en su gabinete de Seguridad dejen de “jugar a las comiditas”.
Tanto su Secretario General de Gobierno, Manuel González, como el de
Seguridad, Aldo Fasci, pareciera que gustan más jugarse la pirinola con otros.
Se sabe que González ni Fasci son policías de carrera, en todo caso “expertos
de escritorio”, pero, deben asumir su responsabilidad y dejarse de frivolidades.
La sociedad, que padece los delitos, sabe que la seguridad no está “en el mejor
momento en lo que va del siglo”, como lo dijo el simple de Manuel González.
Tampoco Manuel está para respaldar las decisiones presidenciales ante los
hechos violentos en la capital sinaloense porque, AMLO, le puede respingar.
Por su parte, Aldo debe dejar el show televisivo y no decir ante las cámaras,
“mi pleito es con los criminales”. ¡Imagínense! Qué tal y le toman la palabra.
Fasci debe sincerarse y aceptar que policía no es. Que desde el 2007 a la fecha,
nunca ha perseguido un delincuente y tampoco se ha tiroteado con uno de ellos.
Es administrador de la institución policial, pero policía no es. Y no sólo es él,
lo mismo es en otras Secretarías de Seguridad. Por ejemplo, en Guadalupe.
A propósito de “comiditas”. Pregúntenle a cualquier policía que se encuentren,
si Aldo Fasci ha colocado su comida en el cofre de alguna patrulla.
Pero si le preguntan a María Julia Lafuente, va a decir “que come en Las
Pampas, toma sus copas y se pone a tocar el piano”. Y los escoltas viendo.
Lo bueno es que ya faltan menos de seis años. Mínimo dos, si le va mal a NL.
Pero a lo mejor la SCJN manda un buen regalo de Navidad antes del 25.
chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *