sáb. Jun 22nd, 2024


Por Salvador Hernández LANDEROS
La credibilidad del Gobernador Jaime Rodríguez Calderón, no pende de un
hilo, sino de la ética y responsabilidad de Manuel de la O, secretario de Salud.
El Covid-19 puede ser la tumba política de ambos. Los contagios no se pueden
ni se deben esconder. Una simulación puede enardecer a la gente.
Hasta hoy, Rodríguez Calderón, ha asumido posturas propias de un
gobernante con oficio, delegando el timón a un profesionista de la salud.
Los gobernantes todólogos no caben en esta contingencia, cuando está de por
medio la salud y, también, la vida de millones de seres humanos.
La sociedad en general, desde empresarios, trabajadores, empleados y
estudiantes, están acatando con responsabilidad sus disposiciones.
El timón de este barco, embestido por Covid-19, está en manos del doctor
Manuel de la O Cavazos, con quien debemos colaborar
Una prueba de fuego adicional la tiene el Secretario de Salud con los maestros
de la Sección 50. Hay preocupación por el fallecimiento de una maestra.
El caso debe ser analizado y su resultado no desvirtuado. Si es positivo, tomar
medidas. Con un maestro contagiado, reprobaría los logros alcanzados.
Los maestros de la Sección 50, activos y jubilados, junto con sus familias con
derecho a los servicios médicos, suman casi los cien mil derechohabientes.
En la conferencia, a media tarde del viernes, el doctor De la O, se comprometió
a dar a conocer este sábado, las causas del fallecimiento de la maestra.
Con los estudios de patología en la mano, convencer a los maestros. Y que no
halla por ahí algún paciente contagiado que fue encamado junto a la maestra.
chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *