sáb. Jun 22nd, 2024

Luz María Ortiz Quintos


De acuerdo a la información declarada por la Secretaría de Salud al día 26 de marzo se tienen reportados los siguientes casos de COVID19:

• Confirmados: 60 

• Sospechosos: 60

• Negativos: 336

• Defunciones: 0

De acuerdo a el conteo del INEGI en el 2015 en Nuevo León somos más de 5 millones de habitantes, en estos días precisamente se encuentran los encuestadores haciendo el censo. 

Afortunadamente se mantiene un porcentaje de contagio del 0.001% en relación al conteo de población del 2015. 

Pero, ¿qué efectos estamos viviendo los Nuevoleoneses?

Escenarios como mencionaba la semana pasada, que apenas iniciábamos la cuarentena; el desempleo en sus diversas formas.

Los pequeños y medianos comerciantes que viven de lo que venden día a día. 

Igualmente hay muchos trabajadores que acuden a negocios de comida porque no tienen tiempo suficiente para salir a comer a sus casas y regresar a sus centros de trabajo, y eran los clientes de estos lugares de servicios, por lo cual ese sector  se ve afectado. 

Otros giros afectados por el cierre son los cines, parques y demás lugares de entrenamiento.

Disminución de rutas de transporte público.

Desabasto de productos en las tiendas comerciales.

Compras de pánico y acaparamiento por parte de algunos ciudadanos, por lo cual provocan desabasto.

Miedo al desabasto de comida, gasolina, muchos rumores y mensajes extra oficiales de futuros toques de queda. 

Estos son algunos tipos de casos entre muchos ejemplos más, de efectos económicos que están afectando a los ciudadanos.

¿Cuántos ciudadanos de Nuevo León siguen las indicaciones de resguardo y mantienen sus ingresos?

En el tema social, qué porcentaje de familias se encuentran en casa en la comodidad de espacios y servicios…

Cuántas familias viven hacinadas, en espacios inhumanos, con carencia de comida, con la incertidumbre de sus empleos, falta de dinero, familias integradas por abuelos, hijos y nietos, más de 10 personas en casa de 50 metros cuadrados, sin aire acondicionado.

La Violencia Familiar ha repuntado en estos días de acuerdo a los reportes recibidos en algunos municipios, debido a que las familias se encuentran reunidas más tiempo.

Familias que están encerradas con miedo, carencias sociales y falta de seguridad económica, son la mayor pandemia.

Ojalá esta Contingencia de Salud, no deje contagiados por el COVID19.

Pero esperemos que tampoco deje pérdidas morales y sociales, violencia entre los integrantes de las familias, como pueden ser golpes, abusos sexuales, enfermedades psicológicas como ansiedad, angustia, depresión, y mucho menos que se cuenten homicidios y suicidios al interior de los hogares. 

A pesar de las líneas de apoyo psicológico telefónico, que instituciones públicas y privadas están ofreciendo de manera gratuita, la gente necesita espacio, comida, seguridad, y educación.

Deseo que tengamos buenos resultados en los siguientes días; a pesar de las distintas realidades que vivimos las familias.

Luz María  Ortiz Quintos.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *