sáb. Feb 24th, 2024

Por Salvador Hernández LANDEROS

Luego de 15 días de asumir la postura del avestruz, el presidente López Obrador, pidió perdón a las familias de las victimas del “metrazo” en CDMX.

Con actitud lastimosa y compasiva, AMLO prometió que habrá un dictamen, que se conocerá la verdad y se hará justicia por esa tragedia en la L-12.

Durante dos semanas el presidente evadió tocar ese tema y se concentró en lo electoral para distraer la atención y no afectar a sus candidatos consentidos.

Conste, no sus candidatos para la elección del 6 de junio, ahí el daño ya está hecho, sino de los que protegerá para la elección presidencial del 2024.

Se conoce que ellos son el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón y la gobernadora de la CDMX, Claudia Sheinbaum Pardo.

Para que el presidente haya salido a “pedir perdón”, es porque ya se trazó una estrategia para recuperar algo de lo que se perdió con el trágico percance.

Obvio que Marcelo y Claudia saldrán bien librados. En el ajedrez político de Andrés Manuel habrá sacrificar una ficha. No será un peón, será un alfil.

 Así que “Alguien tiene que pagar los platos rotos”; entiéndase que debe castigarse a un responsable de la tragedia de la línea 12 del Metro.

Se sabe que “El hilo siempre se corta por lo más delgado” y eso no falla cuando se deben tomar medidas y la culpa recae en un personaje de menos nivel.

Ese alfil podrá ser Mario Martín Delgado Carrillo, líder nacional de MORENA y quien, cuando se construyó esa Línea, era Secretario de Finanzas.

El próximo 17 de junio, Mario cumplirá 49 años de edad y su festejo se lo podrían anticipar 11 días antes. ¿Serán los resultados adversos su peor regalo?

chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *