lun. Jun 17th, 2024

Luz María Ortiz Quintos

Ayer celebramos el día del maestro y no quiero dejar pasar la mención para externarles mi reconocimiento, agradecimiento y felicitación a todos los maestros ya que esta es una hermosa vocación; son quienes con su enseñanza dejan huella en cada persona que pasa por sus aulas, también son fuentes de inspiración para sus alumnos y formadores de personas que se desempeñaran en la iniciativa privada o en la función pública. Maestros de vocación que no reciben grandes sueldos, y aun así están pendientes de comprar de su dinero material para sus alumnos, llevarles regalos, “premios”, comprarles lonche para el recreo, hay maestros que nunca serán olvidados por su entrega y amor.

Maestros que están al pendiente del desempeño académico, y no solo eso, sino que también en muchas ocasiones se vuelven confidentes de sus alumnos. Su vocación es de las más importantes, por su trato con las personas que en algunas ocasiones son todo un reto, ya que, están frente a grupos de más de 30 alumnos. Tarea nada sencilla, pero llevada con mucha efectividad. Ustedes son los formadores de los ciudadanos que aprenderán y ejercerán oficios y profesiones, los futuros empresarios, deportistas, artistas etc. ¿Cuantas historias de vida conocerán?, ¿cuantas experiencias compartidas con las familias de sus estudiantes llenas de alegrías y también de tristezas?. Es una de las profesiones que hemos dejado de valorar y respetar. Se ha perdido la confianza y se ha desestimado su labor, su autoridad en muchas ocasiones es burlada y cuestionada. Y bueno, no dijo que todos los maestros son perfectos, habrá maestros que no honran su profesión, pero hoy quiero compartir sobre los excelentes seres humanos que, con su entrega, y paciencia comparten sus conocimientos a sus alumnos. ¡Muchas felicidades! a los maestros desde maternal hasta doctorado, maestros de arte, ciencia, y deportes. Maestros de idiomas, maestros para personas con discapacidad, a todos les agradezco por tan hermosa labor y que sigan enseñando por todo el tiempo que les sea posible. ¡Que Dios los bendiga!

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *