dom. Jul 21st, 2024


Raúl Guajardo Cantú
Aunque parezca que vivimos en campañas infinitas, debemos acostumbrarnos que los políticos han adoptado la costumbre de intentar mantenerse en la palestra política y por ello en los medios de comunicación.
Por el lado del PRI, parece que Adrián de la Garza jugará el papel de conciliador, de trabajar en favor de los ciudadanos, en tanto que su correligionario, Francisco Cienfuegos, tendrá el papel del “policía malo” y tendrá como misión aguijonear a Samuel García y su gente.
El PAN, como es su costumbre, intentará evitar que un gobernador salga de sus filas porque ello vendría a desquiciar los acuerdos que existen entre sus diferentes grupos y liderazgos, pero volverá a intentar mantener sus feudos municipales y la fracción que ha mantenido dentro del Congreso local.
Por su parte, el gobernador del estado parece que comienza a entender que no todo es campaña de aire, Tik Tok, X o la red social que usted desee señalar y ya está realizando cambios en su equipo, esperemos que deje de lado su actitud pendenciera y esos cambios tengan como objetivo mejorar el trabajo gubernamental.
Todo esto es producto de los resultados electorales del apenas hace 9 días y los partidos y los gobernantes no dejaron pasar apenas horas para iniciar con sus ajustes, está bien, todos los partidos políticos, y por supuesto los políticos, se forman para alcanzar triunfos electorales, nada que objetar al respecto.
Sin embargo, como ciudadanos debemos estar atentos a que la actividades de partidos y gobernantes ofrezca resultados a los gobernados, que la actividad se traduzca en acciones de mejora de vialidades, en unas calles más seguras para todos nosotros.
Que las crisis de agua, movilidad y seguridad, por no hablar de educación, sean atacadas por todos los niveles, ya que en ellas hay aspectos concurrentes para los distintos niveles de gobierno, esperando los mejores resultados.
Es bueno que los políticos se tracen metas y que para alcanzarlas deban cumplir con promesas hechas durante las campañas, nada que objetar, insistimos. Pero también consideramos que como ciudadanos debemos estar atentos al quehacer de ellos, que sepan que los observamos, que los evaluamos y que, así sea cada 3 años, tenemos el poder de cambiarlos, el poder que emana de nuestros votos.
Entretanto, debemos estar vigilantes y observar lo que hacen o dejan de hacer, pedir cuentas, transparencia en las acciones y, cuando sea necesario, denunciar lo que haya qué denunciar.
El papel de los ciudadanos en el futuro del país debe ser cada vez más decisivo, tener un mayor peso que el que hoy tiene. Para ello se requiere del compromiso de todos nosotros con nosotros mismos, con la sociedad, con nuestros hijos.
De otra manera, veremos frustrado el futuro al que todos aspiramos.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *