dom. Jul 21st, 2024

Gerson Gómez Salas

Por generaciones hemos construido capsulas. Donde guardamos tesoros de referencia de la época.  A la caja, dentro del foso, colocamos la edición del periódico del día.

Imagine a cincuenta años. Por allá del 2074. Nos preguntaran como tardamos 200 años en tener equidad. Una mujer en la presidencia del país. Sí, comentaran los historiadores, lo hicimos antes a los Estados Unidos de América.

En la misma caja el usb con melodías del top ten de rotación. Ese mugrero como se llama. Algunos antropólogos sociales señalaran la decadencia moral. Las modificaciones corporales en todas las zonas. Era eso posible. Hasta bien visto. Ejemplos sobran en el país y en el extranjero. Incluso cambiaron de sexo.

Más al fondo de la caja encontraron varios libros impresos. Tres, para ser exactos. La Biblia, por si aun no se cumplía el apocalipsis. El Corán, de contrapeso por si los árabes lograban imponer la cruzada religiosa. El último, el arte de la guerra. Eso los desconcertó aún más.

En las catacumbas donde viven, después del cambio climático, la falta de agua y el gran agujero cósmico sobre la superficie.

Nada de esto se puede comer. Se marcharon alicaídos de regreso a mitigar el hambre con las cucarachas fritas del día.

Poco les interesó la gorra de Make American Great Again y la playera naranja fosforescente de Mariana Rodríguez alcalde Monterrey.

Organizados en la comunidad de los de en medio, la caja de recuerdos de los alumnos universitarios era solo basura. Inservible e insignificante.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *