mar. Abr 23rd, 2024


Por Salvador Hernández LANDEROS
Los diputados del Congreso local ya enseñaron de qué están hechos. El que “les
faltan… a diputados”, no quiere decir que les hayan faltado al respeto.
Y conste, no es la primera vez que “les faltan… a los diputados”. Ninguno de
ellos salió a defender a las diputadas ante el embate de Fernández Noroña.
Lo mismo está pasando en el caso de los croquistas que acudieron a la sede del
Congreso para exigir que cese la persecución de la autoridad del transporte.
Quien que se portó como todo un hombrecito es el presidente del Congreso,
el panista Juan Carlos Ruiz, que acudió a las instancias debidas a denunciarlos.
El panista les demostró a Francisco Cienfuegos, Álvaro Ibarra, “El Pollo”
González, Azael Sepúlveda y otros, que él sí trae los pantalones bien puestos.
Él solito fue a denunciar a los croquistas que, encabezados por su dirigente
Oswaldo Serna Servín, causaron daños materiales en el recinto legislativo.
Ojo, el decir que fue solo a denunciarlos ante la FGE, hace pensar que lo van a
dejar solo, porque los otros le van a “sacar al bulto” reservado para hombres.
Ojalá que Gustavo Adolfo Guerrero y Esteban Cantú, no le vayan “a picar los
ojos”, ante lo que parece ser un “cuatrote” puesto por Manuel González.
No es que uno sea mal pensado, pero porqué ir a alborotar al Congreso por
culpa de un funcionario estatal y luego acudir en Paz a palacio a dialogar.
Dicen “piensa mal y acertaras”. ¿No será acaso un plan con maña para
justificar que en Palacio de Cantera se trabaja en bien de la comunidad?
Osvaldo Serna Servín tiene más de 30 años lidiando con taxistas de la CROC y
apoyando al gobierno en turno. Juan Carlos debe de “tantearle el agua a los
camotes”
chavalolanderos@yahoo.com.mx

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *