lun. May 20th, 2024

Óscar Tamez Rodríguez

La emisión pasada de la columna Política e Historia se habló de la lógica del debate, hoy continuamos con el tema porque el 28 de abril se dará la segunda emisión del debate entre presidenciales. Claudia y Máynez llegan con la ventaja de no perder y Xóchitl con el fantasma de la derrota.

La campaña de Xóchitl Gálvez pareciera que entró en una etapa de impasse luego del primer debate entre candidatos presidenciales. Reiteramos que estas estrategias electorales no son de aporte en la decisión del electorado, pero sí un show que alimenta en diferentes formas a los medios y las redes.

En su caso, estas pasarelas sirven para que los apostadores determinen si siguen apostando o prefieren retirarse de la mesa con algún candidato.

En un recuento, se puede decir que después del debate Claudia se mantuvo, Máynez evidentemente creció y se refleja en su publicidad mediática, finalmente Xóchitl quedó más sola que antes.

La unión de partidos que no es la unidad de ideas, grupos y proyecto se evidenció aún más y se percibe mayor divisionismo, las campañas del frente siguen cada una por su lado y pareciera que a los candidatos les afecta cargar con la imagen del otro partido, sea cual fuere el partido de origen a ese candidato.

Si los partidos del frente permanecen vigentes y fuertes luego de la elección del 2 de junio, deberán haber aprendido la lección de que es muy difícil convencer a un militante de años, quien combatió con fiereza a sus ahora aliados, para que elogie a sus nuevos amigos del vecindario. En estas condiciones, los candidatos ciudadanos habrían sido útiles pues ninguno tendría el estigma de elogiar a quienes antes denostaron.

Viene el segundo debate presidencial y ojalá los grupos de asesores, los estrategas y los equipos de entrenamiento entiendan que el debate inicia previo al mismo y se gana en cada etapa, es falso decir que el triunfo existe sólo en el postdebate.

Ya se dijo: un debate consta de tres momentos, el predebate, el debate y el postdebate. Los candidatos y sus equipos deben atender cada momento.

Siguiendo lo anterior aquí algunas ideas para todos los candidatos:

  1. Reunir a sus simpatizantes y militantes en grupos públicos y estratégicos desde antes de iniciar para celebrar el triunfo por conseguir horas más tarde cuando su candidato apabulle a los opositores.
  2. Evitar distractores como ese de pensar que la audiencia en el televisor es tonta y se cree el rollo de llegar pedaleando una bicicleta al sitio del debate. Eso y la «Quadricombi» en el 2006 son lo mismo, un acto circense.
  3. Durante el debate, el candidato deberá haber ensayado tres o cuatro golpes insorteables de los cuales hará uso estratégicamente, sus equipos deberán estar atentos a su rostro y el de la parte opositora golpeada políticamente hablando, así de inmediato, el equipo de diseño elabore memes y otras estrategias que circulen aún durante el debate, esto marca un sentido de triunfo desde antes de terminar.
  4. En el postedebate deberán estar preparados con grupos, porras y espacios en medios donde se remarquen los momentos estelares del candidato.
  5. Es pensable que los candidatos tengan su propio canal en redes donde se difundan los momentos claves, las propuestas, los golpes contundentes y quizá, hasta entrevistas a personajes emblemáticos.
  6. La circulación de calcas y otros utilitarios con algún sentido de triunfo y que ello se reflejará en la votación, ayudaría mediante una estrategia nacional de pegotes.

Es mucho lo que se debe hacer en un debate. Seguro los candidatos llegarán mejor entrenados el 28 de abril.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *