vie. May 24th, 2024


Luz María Ortiz Quintos
Es urgente que las autoridades educativas intervengan pronto.

En tan solo cuatro días de este mes se han presentado diferentes casos de la introducción de armas en las escuelas, todas ubicadas en el municipio de Monterrey.
El 17 de abril un estudiante de secundaria, ubicada al norponiente de monterrey; introdujo una pistola de postas, un menor de 12 años de acuerdo a la nota del medio de comunicación, dicha arma se la había regalado un tío fue lo que el menor mencionó en su declaración.
Al día siguiente, el 18 de este mismo mes otro menor de edad, de 12 años, llevó a la escuela secundaria técnica 86, donde es estudiante una pistola, por qué era víctima de bullying.
El 23 de abril, se encontró un arma de postas dentro de una lonchera, en uno de los baños de la escuela secundaria 9 Miguel Hidalgo.
El día de ayer, fue llevado a un hospital privado en la colonia Martínez ubicado en el municipio de Monterrey, un adolescente de 16 años, quien fue víctima de tres impactos de arma de fuego.
A inicio de este año, el 10 de enero un estudiante de quinto año de primaria se le encontró en el interior de su escuela con 5 navajas y pastillas (drogas).
El primer filtro de seguridad, en donde se debe asegurar que cada niño y adolescente no lleven armas de fuego, o de postas, drogas, navajas, medicamentos controlados etc… es “en cada casa”. La responsabilidad es de los padres de familia, que este pasado lunes en este mismo medio les compartía. Nosotros somos los responsables de lo que nuestros hijos llevan de casa a la escuela…
Y ante las incidencias recurrentes, es urgente que la autoridad redoble la seguridad en este tema. Con la implementación del operativo de MOCHILA SEGURA, mediante el cual se previene que, al ingresar a cada plantel, se introduzcan todo este tipo de objetos antes mencionados, es la segunda revisión, mediante la cual se podrá evitar que estos incidentes sigan sucediendo.
La revisión mochila segura consiste en colocar en una mesa o escritorio a la llegada de los menores a su escuela, su mochila para ser revisada por un equipo de personas, integrado por los representantes de padres de familia, y un maestro o personal administrativo de la escuela. Y es necesario permitir por parte de los padres de familia que se realice esta medida de seguridad, con la finalidad de salvaguardar la vida y salud de los menores.
Sin pensar en que se están violentando sus derechos humanos, sino todo lo contrario por la cascada de casos recientes, no se puede minimizar como casos aislados. No esperemos nuevamente una tragedia en Nuevo León, como lo fue en enero del 2017, caso en el que un estudiante de tercer año de secundaria de un colegio particular, ubicado al sur de Monterrey; introdujo una pistola con la que hirió a tres compañeros y a su maestra, quien por las heridas falleció, y el joven que llevó el arma se suicidó. Ya son muchos avisos que nos deben de poner a actuar en consecuencia, para detener estas situaciones de riesgo y extremar todas las medidas necesarias para proteger la integridad física, la salud y la propia vida de los menores, maestros, y demás personal que labora en cada escuela pública y privada.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *