vie. May 24th, 2024

Lic. Gerardo Guerrero

En el primer debate presidencial no hubo un ganador claro. El candidato de Movimiento Ciudadano sobresalió por su carencia de protagonismo, mientras Claudia y Xóchitl destacaron por atacarse mutuamente. Ahora, nos adentramos a un segundo debate presidencial, que bien podríamos llamar “Prometer no empobrece”.

Este segundo debate estuvo repleto de propuestas y propuestas y más propuestas, sin embargo, en contadas ocasiones se mencionó el cómo llevar a cabo esas propuestas, y cuando lo hicieron, fue de manera superficial.

De inicio, el segundo debate presidencial parecía una calca al carbón de lo que fue el primero, es decir, un ataque continuo entre Xóchitl y Claudia, y donde Máynez brillaría una vez más por estar en segundo plano, con una relevancia mínima, donde solamente se haría notar por su sonrisa plástica.

El primer tema fue crecimiento económico, empleo e inflación. Máynez comenzaba con la letanía de propuestas, la cual seria la constante de los tres candidatos. Fuera de ello, en esta primera participación el candidato de Movimiento Ciudadano, expuso las propuestas incumplidas por AMLO durante el presente sexenio.

Por su parte, la candidata de Frente Amplio por México mencionaba sus propuestas, en donde la que más destacó fue la de condonar ciertos impuestos. Asimismo, Xóchitl continuaba con su estrategia de atacar y descalificar a Claudia.

Claudia continuó con la redundancia de propuestas pero sin especificar cómo se implementarían en la práctica, al fin de cuentas el prometer no empobrece. Asimismo reiteraba una y otra vez la idea de continuar con las acciones realizadas por el presidente hasta ahora, “¡Dios nos libre!”, y obviamente no perdía oportunidad para regresarle uno que otro ataque a Xóchitl.

El segundo tema de la noche fue la pobreza y la desigualdad. Siendo Claudia la primera en abordar el tema, donde mencionaba de manera sistemática que la desigualdad a disminuido, y yo pregunto ¿estará realmente consciente de lo que menciona?, aunque siendo justo e imparcial, es verdad que la desigualdad a disminuido, ¡pero para mal!, la escasez es más notoria en la mayoría de los sectores, el costo de vida es cada vez más elevado y los sueldos medianamente alcanzan para mantener un estilo de vida digno. La desigualdad debió disminuir debido a una mejor situación económica para todos, pero fue lo contrario, así que sí, la desigualdad disminuyó pero porque ahora la situación es más desfavorable para la mayoría.

Xóchitl, por su parte, aseguro que mantendrá los programas de apoyo vigentes. Además, reiteradamente insistía en deslindarse de los políticos anteriores de los partidos que representa, enfatizando su independencia y liderazgo autónomo.

Sorprendentemente, Máynez en este segundo tema comenzó a destacar, al hablar sobre la necesidad de un igualador social, de la justicia intergeracional y de impulsar nuevos derechos laborales.

El tercer tema fue la infraestructura y el desarrollo. Máynez expuso la evidente y urgente necesidad de obras de infraestructura para abordar la escasez de agua en el país. Además, enfatizó la importancia de cambiar la cultura en torno al uso del agua y señaló la desigualdad en cómo se distribuye la misma.

En su intervención, Claudia comenzó defendiendo y resaltando una vez más las obras emblemáticas del gobierno actual, tales como Dos Bocas, el Tren Maya, el AIFA, el Metro de Monterrey, entre otras. También abordó el tema del reciclaje del agua y la exploración de nuevas fuentes de recursos. Y concluyó su participación en este bloque mencionando que la situación con la línea 12 del metro había sido resuelta, aunque omitió hacer referencia a las 27 personas fallecidas y 98 heridas en el incidente.

Xóchitl respondió a las afirmaciones de Sheinbaum mencionando que el proyecto de Dos Bocas tuvo un costo tres veces mayor al presupuestado, y el Tren Maya de cuatro veces más. Además, subrayó la importancia de considerar el impacto ambiental de estas obras. Y también hizo referencia al costo asociado con la cancelación del aeropuerto de Texcoco. Sobre sus propias propuestas la candidata de Frente Amplio por México, mencionó la necesidad de tecnificar el campo y afirmó que hay agua en el país. Sin embargo, me pregunto, ¿dónde está esa agua? Porque mes tras mes vemos noticias sobre la escasez de lluvias y por ende de sequías en todo el país. Sin embargo lo que más destacable de la participación de Xóchitl, fue la reacción que generó en el semblante de Claudia, ya que está demostró molestia cuando se le mencionó, “si fueras presidenta se te caería el país”.

Y fue así, como llegamos al último tema del debate, cambio climático y desarrollo sustentable. Claudia comenzó citando la necesidad de mitigar los gases de efecto invernadero. Sin embargo, su postura resulta incongruente, ya que de manera continua plantea seguir utilizando energías fósiles, causantes de liberar dióxido de carbono y de contribuir al calentamiento global y al cambio climático. Durante su intervención, parecía carecer de preparación en este tema, por lo cual buscaba respaldarse en el de bienestar social, aún y cuando no era de lo que se trataba esta cuarta participación. Y para su infortunio, Sheinbaum carece del carisma del que sí podía valerse y jactarse AMLO.

Xóchitl al igual que Claudia no tuvo una participación destacable en este cuarto bloque; prosiguió con el ataque a la candidata de Morena. En lo concerniente a sus propias ideas y propuestas, señaló su compromiso de lograr que el país alcance un 50% de energía renovable, asegurando al mismo tiempo que esta sea económica.

En su última intervención, Máynez destacó al proponer dejar atrás los combustibles fósiles, así como el cierre de refinerías y plantas termoeléctricas. Además, resaltó el potencial de México en energía solar y eólica, así como la promoción de la movilidad eléctrica. También hizo hincapié en la protección de la biodiversidad y en el compromiso de cumplir con el Acuerdo de París, el cual expone la importancia de adaptarse a los efectos adversos del cambio climático, estableciendo un objetivo mundial cualitativo que consiste en aumentar la capacidad de adaptación, fortalecer la resiliencia y reducir la vulnerabilidad.

En fin, este debate estuvo repleto de propuestas interminables, al cabo que prometer no empobrece. Sin embargo, ¡ya basta! es hora de dejar atrás la superficialidad en el discurso de los candidatos y las propuestas vacías. ¿Dónde queda el cómo?, es tiempo de acciones concretas, sin más esperar. El “cómo” es crucial para generar un impacto verdadero y perdurable en cualquier ámbito. ¿Qué acciones concretas específicas van a implementar los candidatos?

Conclusión
Entre propuestas, ataques van y vienen.
En el debate, la audiencia se entretiene.
¡Basta de promesas vacías, sin acción!
Es hora de soluciones, no de ilusión.

En este panorama incierto y sin sabor, México enfrenta un futuro con dolor.
Sin un ganador claro que celebrar,
un sexenio complicado está por llegar.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *