lun. May 20th, 2024


Gerson Gómez Salas
200 años de nada. El mago del ilusionismo, el de la troca prestada por el vecino de San Pedro, planea actividades para festejar el nacimiento del Nuevo Reino de León.
La separación tácita del enriquecido estado platero de San Luis Potosí.
Tamaulipas, Coahuila y Nuevo León, sume la guerra de Texas por los anexionistas de las 13 colonias inglesas.
Mr.Troka naranja, mal informado en datos históricos, gastará carretadas de las arcas estatales, en bailables, acordeones, conciertos, intervenciones culturales con su socia Melissa Segura.
Pasan por alto los dos, bueno solo no les interesa enlodar a los herederos de Santiago Vidaurri. Poderosos empresarios con hectáreas de buena fortuna.
En las épocas valientes de Benito Juárez, el gobernador Vidaurri operó políticamente a favor del Imperio de Maximiliano. La orden de ejecución en la capital del país la cumplió el General Porfirio Díaz.
Las consecuencias de la bravata Vidaurrista construyó la verdadera forma del estado de Nuevo León.
Celebrar los 200 años es viajar a 1824. Apenas consumada la independencia de México. En un país de criollos, pocos mestizos, indios y esclavos afromexicanos.
Ese es el paupérrimo silencio de la ignorancia del gobernador Samuel García. La disertación entre los conservadores y los liberales. Cada entidad separada por caciques. La leva de la tropa. Un país rural en su mayoría.
El Nuevo Reino de León de estanquillos, de prestamistas, para llegar al otro lado, donde dicen el oro se está dando en oeste.
Veamos el ridículo histórico de Samuel Alejandro García Sepúlveda y de su esposa, doña Mariana Rodríguez, aspirante plenipotenciaria a alcaldesa de Monterrey.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *