mié. May 22nd, 2024


Monterrey . – La Fiscalía General de Justicia abrió una investigación por la muerte de dos menores de edad y la hospitalización de su padre, tras de que habrían comido pollo de un negocio expendedor en el municipio de Escobedo.
Junto con la Fiscalía el Ayuntamiento de Escobedo suspendieron el negocio presuntamente involucrado en los hechos tras darse a conocer a la opinión pública.
Agentes del Ministerio Público aseguraron el local como parte de la carpeta de la investigación 153/2024, en tanto la dirección de Protección Civil colocó sellos de suspensión al negocio denominado el Pollo Matón, ubicado en la Plaza Los Girasoles, en Raúl Salinas Lozano y Alcatraces.
Asimismo, la municipalidad destinó elementos de seguridad local a vigilar el inmueble tras petición de la Fiscalía.
José Antonio Quiroga Chapa, encargado del Despacho de la Presidencia Municipal dijo que la Fiscalía les solicito colaborar y resguardar el negocio.
“La gente de Protección Civil junto con la Secretaría de Salud Estatal y la Fiscalía estuvieron por ahí, y no tenemos mayor datos, yo creo que la Fiscalía en breve tendrá que dar alguna información al respecto”, comentó el funcionario.
La muerte de los menores fue en su domicilio de las calles San Carlos y Acueducto, de la Colonia Infonavit San Genaro
Los niños que murieron fueron identificados como Azul Vanesa, de 5 años, y David Emmanuel, de 3, ademas de su papá Jesús Armando Orozco Arriaga, de 38 años, el cual está hospitalizado.
De acuerdo al reporte presentaron malestar estomacal al menos dos horas después de haber consumido pollo que adquirieron del citado negocio a través de una aplicación.
El informe dice que la mamá de los pequeños, Rosario Pérez Rodríguez, de 42 años, de profesión enfermera se fue a trabajar la noche del viernes en el festejo del Día de las Madre, por lo que solicitó el pollo a través de una aplicación para que cenara su familia.
Al filo de las 20:00 su marido le llamó para informarle que los niños y él tenían vómito y diarrea, a lo que ella les dijo que tomaran para enfrentar el problema.
Pérez Rodríguez regresó del trabajo a las 9:30 horas del sabado y encontró a sus hijos inconscientes, boca abajo y con restos de vómito, por lo que solicitó el auxilio de los paramédicos quines determinaron que los menores ya habían fallecido.
El padre de los niños acudió constantemente al baño en la madrugada y aunque despertó temprano no entró a la habitación de sus hijos por el malestar que traía.
Ahora las autoridades realizan la investigación ya que, podría tratarse de alimento en mal estado, agua contaminada o incluso una variante de influenza aviar H5N1.
Tampoco de descarta que los niños se hayan broncoaspirado, pero habrá que esperar los resultados de la autopsia y la investigación.
El negocio tiene diversas sucursales en la zona metropolitana.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *