vie. May 24th, 2024

Raúl Guajardo Cantú

La mayoría de los problemas que enfrenta el Nuevo León, derivan de alguna forma de la concentración poblacional en el área metropolitana de Monterrey. Aquí vivimos más del 80 porciento de los nuevoleoneses.
Movilidad, seguridad, abasto de agua, demanda de energía, por señalar algunos, tienen qué ver con la forma, anárquica en qué se desarrolló durante muchos años nuestra urbe.
Uno de los problemas que más impacta a los habitantes del AMM es el de la movilidad. Sobre todo porque el modelo de desarrollo urbano, por lo que respecta a la vivienda, fue prioritariamente horizontal y apenas se está presentando el desarrollo vertical.
Debido a ese modelo, los regiomontanos tienen que recorrer grandes distancias para ir a sus trabajos o a sus escuelas.
Si a esa situación le agregamos el que el sistema de transporte público tiene serias deficiencias que los regiomontanos intentan subsanar con transporte privado, nos encontramos con un panorama poco alentador.
No fue novedad por ello, que el actual gobernador, Samuel García presentara durante su campaña un proyecto para solucionar la problemática en cuestión.
Ahí entre otras acciones encontramos la construcción de 3 nuevas líneas del Metro en las cuales se trabaja a toda velocidad.
El caso es que en la línea 6 ya se han presentado dos casos de columnas que se inclinan dejando ver la posibilidad de una deficiente calidad en su construcción.
En otra ocasión en que se detectaron fallas en la línea 2, el gobierno actuó con responsabilidad y quizá pensando en lo sucedido en la línea 12 del Metro de la CDMX, detuvo la operación de dicha línea pese a los costos políticos y de imagen que ello trajo consigo.
En el caso de las nuevas líneas del Metro, nos preocupa que suceda lo que en las grandes obras del sexenio de AMLO, en las cuales por terminar en los plazos establecidos por el presidente, no se vigiló adecuadamente la calidad de ellas, lo que derivó en que, además de la corrupción detectada, las obras simplemente no han funcionado.
Esperamos que el gobernador ponga por encima de sus objetivos políticos la seguridad y el servicio que los nuevoleoneses necesitamos, no vaya a ser que por actuar a las carreras, las obras no presten el servicio para el cual están siendo construidas.
El cortoplacismo no ha terminado bien en la historia gubernamental de nuestro país.
Esperemos que no sea el caso.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *