lun. Jun 17th, 2024

Cosas del Tony

Por: Antonio Sánchez R.

De acuerdo a lo que siempre hemos conocido en torno a los servidores públicos, existe una advertencia tácita en torno al comportamiento que deben observar aquellos funcionarios que se encuentran instalados en las altas esferas del poder, llámese alcaldes, gobernadores o hasta el mismísimo presidente de la república.

Por principio de cuentas, los funcionarios de alto rango, como los ya mencionados, no tienen un “horario de trabajo” determinado. Son funcionarios públicos las 24 horas del día, los siete días de la semana y los 12 meses del año, lo cual les impide hablar u opinar de temas electorales en favor de candidatos afines o que pertenezcan al partido que los llevó al poder.

Es de sobra conocido que desde arriba, desde la silla presidencial, tal ordenamiento no se está respetando, al menos en lo que corresponde al proselitismo en favor de quien él pretende que sea su sucesora: Claudia Sheinbaum, de quien un día y otro también, se hace eco, sin rubores y sin freno de las autoridades electorales.

Y es que sus ya muy conocidas mañaneras no son otra cosa que una tribuna para desacreditar a todo aquel que se atreva a criticar su nula gestión y, desde hace varios meses, un espacio desde el que se desarrolla una descarada campaña en favor de su “Titina”, su “títere”, el instrumento de su permanencia en el poder, tras bambalinas, luego de que abandone “su” Palacio Nacional.

Pero si el presidente no oculta su apoyo a TitiClaudia, el que tampoco ha curtido malas vaquetas en eso de saltarse las reglas electorales es el gobernador de Nuevo León, quien tras de que su esposa Mariana Rodríguez, alias “Marianis”, “decidiera” buscar la alcaldía de Monterrey, empezó a armar su propio proyecto de participación sin que, según él, hubiese conflicto en el tema electoral.

Por principio de cuentas, se auto impuso un “horario de trabajo”, que es “de 9:00 de la mañana a 5:00 de la tarde y aunque después reculó y dijo que “trabaja siempre”, durante su “horario” no para mandando mensaje a las diversas redes sociales, tomando el papel de “influencer” oficial desde la silla estatal.

La ya conocida tendencia del FosfoGober a mentir, lo ha llevado a cometer actos que, si hubiesen sido realizados por cualquier otro candidato, ya se estuviera pidiendo, mínimo, la cancelación de la candidatura de aquel que se hubiese atrevido a saltarse “las trancas”.

Nomás para que se den una idea del descaro y la desvergüenza del mandatario estatal, hace unos días se subió a un escenario en el que se presentaba Karim León, un evento oficial, por cierto, y le dedicó una canción a “Marianis” y regaló sombreros “Fosfo” a la gente. ¿Así o más descarado el proselitismo en favor de su influencer esposa?

Cabe señalar además que, funcionarios de su administración, del área de “comunicación social”, han sido vinculados a una campaña negativa en contra del rival de “Marianis”, Adrián de la Garza, misma que muestra el grado de desesperación ante la escasa respuesta de los regiomontanos hacia la candidata “naranja”.

Un día sí y al otro también, se dan a conocer “datos” de lo hecho por Adrián en su gestión como alcalde de Monterrey, en acusaciones que no se sustentan con pruebas reales, claras y fehacientes, quedando en evidencia de que todo se trata de una estrategia lanzada desde el poder estatal para abrirle camino a la “dama de las redes sociales”, quien ahora no está teniendo la misma suerte que tuvo hace tres años, con la campaña de su esposo, el hoy gobernador estatal.

Para nadie es un secreto a voces que, desde hace buen tiempo, la “diosa fortuna” abandonó al “Chame” y que si bien llegó a la gubernatura bajo grandes expectativas, hoy no puede presumir de tener la confianza de los nuevoleoneses y, en este caso, de los regiomontanos, por lo que, ya que no cedió en torno a darle a Adríán la Fiscalía del estado, ahora deberá aguantarlo como alcalde de Monterrey. ¡Así nomás!

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *