sáb. Jun 22nd, 2024

Gerson Gómez Salas

Ante lo pasado la nostalgia. Los invisibles convierten las calles de la ciudad en un carnaval. 25 años de resistencia. La marcha del orgullo gay sale de la empresa emblema de Monterrey.

Cervecería de la calle Alfonso Reyes. Para las 17:30, hora de la rabia, los contingentes armonizan el show anual. Travestidos, colorizados, cuerpos al cien de la juventud. El cierre de la avenida provoca el caos.

Si no brincas eres heterosexual. Antros patrocinadores exhiben lo mejor de las carnes en venta en sus establecimientos. La reina es Vivian Cepeda, la ex conductora de televisión viralizada por su encuentro sexual con Eliseo Robles Jr.

Camiones, carros y transeúntes deben soportar los cambios de rutas. Cada luminaria municipal cuelga con la bandera del arcoíris. El circo humano de los incorpóreos. Tocan la plancha de la plaza mayor.

A los costados las instancias gubernamentales fermentan los servicios de salud, inclusión y autogestión.

Extravagancia de las arbitrariedades. Quienes cuidan a los marchantes ríen nerviosos. Ojalá les hubieran dado el día franco. Enviar a los novatos de la academia para dar el servicio preventivo.

Frente a la entrada principal, el Palacio de Cantera, construido por el general Bernardo Reyes, el escenario es menor en tamaño, anclaje y zonas exclusivas para las amenidades.

Ya sale el show travesti imitador de Gloria Trevi. Las familias simpatizantes abrazan una causa de la agenda internacional de la ONU.

Los reconocimientos para los colaboradores pasivos salen sobrando. Viene el after en el Wateke, el Jardín, el Espartaco y la Colorina.

Ligar es como comulgar. La nueva escuela de organizadores paga el precio del noviciado. Ni siquiera la mitad de la plancha se llena.

Amor es amor, dicen. Calor es locura. Aquí están los sobrevivientes. Entre la multitud, el voyeur pasa de regreso por el templo danzante y musical de Factores Mutuos. Nadie duerme. El alcohol correrá con singular alegría por la urbe.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *