sáb. Jun 22nd, 2024


Raúl Guajardo Cantú
Comentamos en nuestro anterior artículo que después de las elecciones que concluyeron el pasado domingo, los ganadores y sus partidos deberían enfocarse a trabajar en favor de la ciudadanía, de nosotros los nuevoleoneses.
Parece que algunos entendieron el mensaje que dieron las urnas y otros tratarán de judicializar las elecciones, vamos a ver qué les genera en su beneficio inmediato y lo que ello les puede traer en el mediano y largo plazo.
Dijimos también que en lugar de contratar solo publicistas, los políticos que intenten trascender y ocupar puestos de mayores responsabilidades, deberían de enfocarse en cumplir con sus obligaciones, sabemos que el trabajo por sí solo no es garantía de nada, pero por lo menos sienta una base a partir de la cual los ciudadanos evaluamos lo que pueden hacer en el futuro estos políticos.
Es cierto que cuando se cree tener la razón, porque existan pruebas de hechos contrarios a la legalidad electoral el candidato agraviado tiene que defender el voto de quienes sufragaron en su favor, sin embargo, parece ya una costumbre llegar siempre a la vía judicial para ver qué se puede sacar.
No decimos que los ganadores deban dedicarse solo a trabajar, sabemos que además tienen que publicitar lo que hacen porque en comunidades tan grandes como el área metropolitana de Monterrey no todo mundo se entera a simple vista de los resultados de gobierno.
Pero transformar el ejercicio de gobierno en un anuncio publicitario permanente no es bueno para los ciudadanos y quizá tampoco lo sea para los políticos que acaban siendo percibidos como simples productos vendidos en un mercado.
Consideramos que quienes se dedican a la política deben forjar una imagen sustentada en resultados más que en propaganda, en caso contrario se acaba por convertirse en un ídolo con los pies de barro. Ejemplos hay muchos.
Esperamos que los votos depositados en las urnas por los ciudadanos sean respetados por todos los involucrados en el proceso electoral, de otra forma, las elecciones van perdiendo sentido y transformándose en lo que llegaron a ser en la época del partido hegemónico.
Por ahora, insistimos, quienes obtuvieron puestos gracias al voto de los ciudadanos, quizá deberían entender que sus aspiraciones legítimas de crecer y alcanzar otros puestos, pueden tener mayores posibilidades de ser alcanzadas en la medida en que se dediquen a trabajar en favor de los ciudadanos.
No resulta fácil dejar de oír el canto de las sirenas y aventurarse por caminos que no necesariamente tienen un buen final.
Nosotros como ciudadanos, mientras tanto, seguiremos vigilando que los ganadores trabajen efectivamente en nuestro favor y no solo en sus proyectos personales.
Tenemos ese derecho y esa obligación.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *