sáb. Jul 13th, 2024

Uno de cada cinco empleados ha sufrido violencia o acoso en su vida laboral, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Además, tres de cada cinco víctimas de acoso en el trabajo lo han experimentado en más de una ocasión.

“Se trata de un patrón de comportamiento hostil dirigido hacia una persona en el lugar de trabajo, se manifiesta a través de acciones como la intimidación, el desprestigio, la exclusión y la difamación. Este fenómeno genera un clima laboral tóxico que provoca disminución en la autoestima y la satisfacción laboral. Desde una perspectiva, tanto psicológica como económica, es fundamental reconocer los costos inherentes al mobbing laboral”, explica Yunue Cárdenas, Coordinadora del HUB de psicología de Affor Health, empresa especializada en gestionar y mejorar la salud psicosocial de las personas en las organizaciones.

Esta práctica se manifiesta de manera vertical ascendente, vertical descendente y horizontal. Es decir, se puede registrar entre personas cuyo rango de autoridad es distinto o bien, entre personas con el mismo nivel jerárquico.

Una persona que es víctima de mobbing puede experimentar: estrés, ansiedad, depresión, frustración, insomnio, fatiga, disminución de la autoestima, cambios en el comportamiento y aislamiento, entre otros.
Cada año se pierden 12,000 millones de días de trabajo debido a la depresión y la ansiedad, lo que cuesta a la economía mundial casi un billón de dólares, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).
De acuerdo con Affor Health, el impacto del mobbing en las empresas se presenta de distintas maneras:
● Ausentismo y rotación de personal
● Caída de la productividad
● Costos legales y reputacionales

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *