dom. Jul 21st, 2024

Gerson Gómez Salas

Supone el consumidor mayor calidad. Incluso a la producida en el sur de California. En los promocionales Snoop Dog aparece. También lo hace el chaval de los corridos tumbados Natanael Cano.

Inversionistas a la par del ex presidente de México, Vicente Fox Quezada. Imaginamos al consumidor de cannabis contento al llegar a casa. Forja el cigarrillo. Puede escuchar a Peso Pluma, si es en el barrio bravo. Pink Floyd en zona de media clase. Algo de sonido clásico, como Mozart en las amplias zonas residenciales de nuestro abundante país.

La juventud y la decencia olvidaron a Dios, por eso hay tanto consumidor. Podría ampliar el episcopado mexicano. Tal vez tengan razón. Tal vez no.

Alex Lora del TRI en sus conciertos, como también lo hace Santa Fe Clan, dicen al público, el verde es vida o si quiere ver a su hijo bueno y sano, póngalo mariguano.

Lo cierto es la patente de venta, de comercialización, es un negocio magnifico. A tal grado llegó en los años 80, cuando el genio del campesinado nacional, Rafael Caro Quintero, ofreció pagar la deuda externa, pidiendo al presidente de la época y a la milicia, solo dejarlo trabajar.

Cada lona colocada en expendidos para mayores de 18 años, como también lo son los sex shop, pagan impuestos. Ayudan a la economía formal. Para Vicente Fox continue con su magnifico centro de investigación en Guanajuato. Por cierto, de las pocas franjas de tierra gobernadas por el panismo tradicional.

Donde la sangre corre, por las disputas entre las células del crimen organizado. Pelean palmo a palmo por el control, trasiego y cobro de piso. En vez de comprarle a Vicente, con sus budys, la patente de corso.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *