jue. Jul 25th, 2024

En México, sólo 62% de los planteles educativos disponen de agua todos los días de la semana, el 19% carece de inodoros suficientes para los estudiantes y el 58% no ofrece agua potable para los estudiantes.

La escasez de agua en las instituciones educativas abre las puertas a un sinfín de problemas de salud, especialmente enfermedades gastrointestinales.

Grupo PROMESA habla de las acciones que pueden implementar las escuelas para cuidar el agua.
1) Implementar sistemas de captación de agua de lluvia
2) Instalar grifos y sanitarios de bajo consumo
3) Fomentar programas de reutilización de agua
4) Promover la educación y conciencia ambiental

La sequía prolongada, combinada con olas de calor intensas, ha reducido significativamente los niveles de agua disponibles en embalses y acuíferos, causando interrupciones en el suministro de agua potable en numerosas instituciones educativas.

“Ante las actuales condiciones de sequía es esencial que las escuelas adopten tecnologías sostenibles, como sistemas de captación de agua de lluvia, que permiten aprovechar una fuente renovable para uso en sanitarios y limpieza, disminuyendo la dependencia de fuentes tradicionales”, señala Julio Álvarez, CEO y fundador de Grupo PROMESA, empresa dedicada a transformar la cultura ambiental a través de la educación y el reciclaje en México.

Agrega que, además, la instalación de sistemas de filtración y almacenamiento adecuados puede proporcionar agua segura para el consumo, mejorando la resiliencia de las escuelas frente a la escasez. “Estas soluciones, combinadas con prácticas de conservación del líquido, no sólo son económicamente viables, sino también cruciales para garantizar la continuidad de la educación en un entorno cada vez más afectado por el cambio climático”.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *