jue. Jul 25th, 2024


Raúl Guajardo Cantú
Nuevo León es, y ha sido, un estado de vanguardia en muchos sentidos, económico, industrial, financiero, educativo y en lo referente al desarrollo humano. Aunque políticamente ha existido una serie de choques entre los gobernantes y la oposición, consideramos que nunca antes se había presentado una situación como la que el estado vive actualmente.
El gobierno requiere hoy de recursos que no existen debido a decisiones que se han tomado en momentos anteriores, decisiones que han tenido consecuencias y que podrían tener otras mayores, como es el caso del juicio político que seguramente deberá enfrentar el gobernador Samuel García.
La falta de esos recursos está repercutiendo de manera importante para atender los daños que dejó la tormenta tropical Alberto y que están afectando a muchos neoloneses que ven cómo los servicios de agua potable y movilidad debido a los daños en la infraestructura.
Dos son las posibles fuentes para obtener esos recursos necesarios, los apoyos federales por un lado, que ahora dependen enteramente de la voluntad del presidente ya que el Fonden desapareció, o la obtención de nueva deuda.
El gobernador apuesta a que recibirá apoyos federales que, según sus propias declaraciones, le fueron prometidos por el presidente, inclusive dio fechas según las cuales esta semana se recibirían los primeros 1 500 millones de pesos. Sin embargo, estos son inciertos, no así los que pudieran proceder de créditos obtenidos en acuerdo con el Congreso local.
La realidad es que dada la política de confrontación que diputados y gobernador han mantenido y a que Samuel García no ha intentado siquiera negociar con los legisladores, quienes están pagando por ello son los ciudadanos afectados.
Hasta en tanto unos y otros no entiendan que se deben a los nuevoleoneses, aunque piensen que ya no los necesiten sino hasta dentro de tres años en las próximas elecciones, quizá deberían ponerse a pensar en que sus logros en 2027 pueden depender de lo que hoy hagan o dejen de hacer.
Samuel debe aprender de la derrota que recibió durante el proceso anterior, entender que si continúa en su postura el séptimo año será sumamente difícil para él, eso en caso de que logre terminar su sexenio.
Por su parte, los diputados que conforman la mayoría deben entender que el avance de Morena en la entidad, así fuese principalmente en las elecciones federales, es un mensaje de muchos nuevoleoneses que ya no se sienten representados por los actuales partidos.
El PAN, por ejemplo, recibió una votación en contra en San Nicolás, que puede ser considerada histórica y que puede hacer previsible una derrota en un municipio en el cual ganaba con amplia ventaja en cada elección desde hace muchos años.
Lo peor de todo, es que al no aprender de la realidad que enfrentan, los nuevoleoneses no recibimos los servicios que deberíamos recibir y el futuro para el estado no se ve promisorio.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *