vie. Mar 1st, 2024

David Casas

La división entre Estado e Iglesia en México comienza a romperse y se encienden los focos rojos, pero tampoco debe imponerse vía la Ley la ética moral, coincidieron participantes en el Foro de Análisis “Libertades y derechos, respeto al Estado laico”.

Organizado por la Asociación de Profesionistas y empresarios de México, en el Congreso Local, académicos, políticos y estudiosos del tema, también advirtieron que la obligación del Estado mexicano es preservar la libertad de conciencia.

Para  el presidente de la Asociación de Profesionistas y Empresarios de México, A. C, Rogelio Zamora Barradas, el Estado interviene en la vida interna de las iglesias y algunas de ellas creen que es el momento para influir  y cambiar en donde tienen delimitaciones.

Sin embargo, cree que con la  posibilidad de entregar concesiones de medios, las minorías religiosas no saldrán beneficiadas ni victoriosas ante la iglesia mayoritaria.

“No es conveniente que el Estado sea divinizado, se empieza a romper la división que se tiene con la iglesia”, explica.

 A su vez, el especialista Miguel Carbonell Sánchez, investigador nacional del SIN, mostró preocupación por la idea de una constitución moral que pretende el Gobierno federal

“La constitución política dice que todo funcionario al tomar posesión de encargo protesta guardar y hacer guardar la Constitución y leyes que de ella emana. Esa es la Constitución que nos rige y otorga  nuestros derechos y libertades, pero que no cumple. Por qué  no empezamos en abanderarla y cumplirla primero”, interroga.

Sobre el tema, el diputado Luis Donaldo Colosio menciona que hoy en día tiene relevante importancia el Estado Laico, que costó mucho en México con grandes conflictos sangrientos.

 Que no se trate de imponer la ética, la moral a través de la Ley, debe verse como un proceso que se construye según el interés público que además, garantiza la convivencia, libertad y paz de la sociedad”.

De acuerdo a Colosio, el Estado Laico garantiza el acceso equitativo al desarrollo, la educación, el trabajo, la salud y desarrollo personal y familiar, aunque no es una realidad para todas las personas en México.


La obligación del Estado moderno es preservar la libertad de conciencia. Nadie puede ser obligado a creer en algo por la fuerza hay que respetar las creencias de cada quién, asumió.

Aidé García Hernández, coordinadora de relaciones interinstitucionales de Católicas por el Derecho a Decidir, dice que el establecimiento del régimen social de convivencia que salvaguarde de la igualdad y no discriminación se construye a través del Estado Laico, clave para garantizar los derechos humanos, promover la toma de decisiones libres y autónomas. “Por eso la laicidad garantiza la libertad de conciencia”.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *