lun. May 20th, 2024

Óscar Tamez Rodríguez

El 19 de mayo será el tercero y último debate entre presidenciables; aquello será un reguero de lodo, descalificaciones y acusaciones. Deberían catalogarlo clasificación “C+”: sólo para adultos con amplio criterio y no muy sensibles al material pernicioso.

Los temas son candentes y favorecen el ataque a la candidata oficialista. Recordemos que los debates se ganan con: Propuestas, ataques y defensa sólida.

El debate girará en rededor de la política, democracia y gobernabilidad, ahí la 4T tiene poco de donde agarrar propuestas, mínimas opciones por donde atacar a los de enfrente que no sea recurrir al discurso gastado de “ustedes fueron peores” y escasos recursos desde dónde defenderse ante la realidad de su actuar.

Los temas del debate son política social, inseguridad, crimen organizado, migración y política exterior, democracia, pluralismo y división de poderes. Todos contrastan con el centralismo-estatista propuesto por el actual gobierno federal, en ellos la división de poderes o ausencia de ésta saldrán a discusión.

Hoy por la tarde la exministra de la corte, Margarita Luna Ramos tendrá una reunión en céntrico casino de Monterrey donde hablará de la importancia del poder judicial como contrapeso entre los poderes y su relevancia para la democracia.

Discernir sobre de la división de poderes, el acoso político a organismos como el INAI, el INE y el poder autónomo de la Suprema Corte es fundamental para el futuro de México.

La candidata de las izquierdas ha hecho suyas las iniciativas centralistas, estatistas y totalitaristas surgidas desde el poder en la 4T, es urgente comprender el peligro para los mexicanos si se concretan estas iniciativas que conducirían al país a un totalitarismo unipersonal.

Necesitamos apretar muchas tuercas en materia de legalidad, democracia, justicia, equidad económica y gobernabilidad, pero no es cancelando a los que piensan diferente como se logra. Necesitamos justicia con urgencia y ella se alcanza sólo cuando quien la ejerce tiene contrapesos.

Sobre las iniciativas presentadas en febrero por el gobierno en las cuales plantea cambios sustantivos en materia del poder judicial, sobre todo en la elección de los ministros; la Barra Mexicana, Colegio de Abogados, AC; el Laboratorio de impacto sobre el Estado de Derecho de la Facultad de Derecho de Stanford y el Diálogo Interamericano, realizaron un análisis en el cual concluyen sobre el peligro latente de que una mayoría legislativa apruebe en obediencia ciega estas iniciativas que acabarían con el republicanismo mexicano.

Margarita Luna Ramos abordará sobre los peligros de elegir a jueces mediante el voto directo popular. Algo que convertiría a nuestra división de poderes en una moneda de cambio y prebendas.

El reporte de las instituciones, entre ellas, la Barra Mexicana de Abogados, afirma que la propuesta pone en peligro la división de poderes y por consiguiente la seguridad en la vigencia de los derechos humanos de los mexicanos.

Es cierto que la forma actual de selección es imperfecta, manipulada por los partidos políticos, pero permite el equilibrio de fuerzas, sí debemos mejorar la elección de jueces, ministros y personal del poder judicial, pero elegirlos por voto universal y directo no es la forma adecuada, hacerlo corrompería la impartición de justicia.

Necesitamos un poder judicial fuerte, transparente, legal, legítimo, democrático y republicano del cual nos sintamos seguros. No un apéndice del poder ejecutivo en turno, esto se llama Dictadura.

Sólo la democracia republicana garantiza imparcialidad.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *