lun. May 20th, 2024

Ixtoc Hinojosa Gándara

Como toda herramienta usada en la mercadotecnia política dentro de las campañas electorales y que buscan contender por algún puesto de elección popular, las encuestas no escapan al uso falto de ética para beneficio personal. Las empresas que realizan las encuestas políticas, como toda empresa privada pueden ser exageradamente responsables y éticos en su trabajo, pero por otro lado, pueden carecer de toda ética y valores a la hora de realizar estas encuestas. El usar esta herramienta como promoción y publicidad electoral es un ejercicio que hemos visto desarrollarse en los últimos veinte años.

Probablemente podemos encontrar mayor respuesta en los matemáticos que se dedican al estudio de la estadística porque nosotros los politólogos, aunque lo vemos como parte de nuestra curricula de estudios no somos especialistas en estas herramientas, pero si hay colegas que se han dedicado a este ejercicio profesional. Gran parte de la veracidad de esta herramienta estadística tiene que ver con la metodología utilizada y como todo en la vida mucho influye quien pago la realización de tal o cual encuesta. No debemos olvidar que, aunque los datos reflejados sean ciertos solo reflejan parte de la imagen total del electorado, es decir, solo una fotografía del momento.

Esta en nosotros el tratar de investigar a fondo las propuestas electorales de cada candidato, y más importante aún el actuar del candidato o candidata en los puestos públicos en los que haya estado, su experiencia en este y otro tipo de puestos públicos. No irnos con la finta de quien tiene más seguidores en redes sociales ni quien es más simpático o no. En este caso podemos preguntarle a cualquier persona que conozcamos que haya estado en algún cargo publico y nos daremos cuenta de que los factores antes mencionados no tienen absolutamente nada que ver con el buen o mal ejercicio de sus funciones. La verdadera encuesta solo es una de la que veremos resultados el próximo domingo dos de junio de este año.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *