mié. May 22nd, 2024


Gerson Gómez Salas
No lo ha dicho, pero ya lo sabe. En plena época electoral, Samuel Gracía, gobernador de Nuevo León, ya no puede presumir la instalación de la planta Tesla, en los terrenos del municipio de Santa Catarina.
Tampoco el alcalde de la zona, Jesús Nava colgarse de las bondades de la megafacturera.
A los inversionistas de Tesla les interesa recuperar el terreno de los autos eléctricos, los híbridos y productos intermedios, ante la incursión del gigante oriental: China.
Con el tiempo en contra, para el 2 de junio, la astucia de los reporteros y de los grupos informativos, pasa de alto el rumor de la instalación en India.
Incluso con el traslado continental, la mano de obra barata y calificada convierte a la segunda nación más poblada del mundo, en el objetivo de la inversión. Sin tanto relumbrón y con muchísima estabilidad laboral.
Samuel quien aún se pasea en un auto tesla de última generación, prestado a su dicho por su vecino en San Pedro Garza García, estará lastimando la campaña de su esposa, Mariana Rodríguez, por la alcaldía de Monterrey.
Tesla no viene a Nuevo León. Antes del 2027 no será. Esta panacea del compadre Elon Musk y García es teatral con tintes de tragedia.
Los candidatos naranjas al senado, a la cámara de diputados locales y federales, si están enterados de la opinión pública de la capital del país. Samuel García deberá abrir agenda esta semana con el tema financiero y de generación de empleo. Guardar los trofeos de copas deportivas tan poco valiosas, como pagarle el viaje, viáticos y mostrarle la grandeza de Nuevo León al ex esposo de la cantante colombiana Shakira.

Por Admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *